chucrut, rico repollo fermentado

Msn                                                                                    26 de  Mayo 2017



© Bon Viveur Codillo con chucrut
Encontrar el origen del chucrut es tarea imposible. Baste decir que su uso se remonta a miles de años atrás, siendo una receta típica entre los pueblos germanos y eslavos y que no era tampoco desconocida para otras culturas, como la romana. Lo cierto es que los alimentos fermentados han sido siempre una constante de la cocina tradicional y este caso no es una excepción.
El repollo es el ingrediente principal de esta preparación. Se pueden usar más tipos de col, pero lo interesante es partir de una que tenga largas hojas y un buen contenido en azúcar, indispensable para el proceso. Las hojas se cortan en tiras finas y se mezclan con sal, antes de ponerlas en un bote lleno de salmuera al vacío. A partir de ahí se produce la fermentación, mientras la sal ayuda a deshidratar el repollo.
Base de chucrut antes de fermentación© Bon Viveur Base de chucrut antes de fermentación
Este proceso permite una serie de transformaciones en las que el resultado final es un alimento rico en lactobacilus y que tiene numerosas propiedades saludables. Hay numerosas variantes a partir de este punto, ya que se pueden añadir especias o incluso vino tinto para dar un sabor peculiar al resultado. Existen varios métodos tradicionales para ir cuidando la fermentación del chucrut, aunque hoy en día ese proceso se ha logrado industrializar sin demasiados problemas y es un alimento fácil de encontrar en cualquier supermercado.
Se puede servir de muchas maneras, su sabor, ligeramente ácido, acompaña sin problemas a ensaladas de todo tipo, pero, sin duda, es el acompañante más conocido de las clásicas salchichas alemanas y húngaras. También es una guarnición clásica de guisos con un fuerte sabor a carne o muy especiados, como por ejemplo el goulash de ternera o el codillo de cerdo.
De entre los beneficios del chucrut para la salud, habría que destacar su gran cantidad de bacterias que ayudan a una mejor digestión y absorción de los alimentos -algo fundamental si estamos con las salchichas alemanas-, además de potenciar nuestro sistema inmune.