Irving y Curry tendrán una batalla en mejor momento

Listin Diario                                                     31 de  Mayo 2017

  • Irving y Curry tendrán una batalla en mejor momento
    Kyrie Irving se destaca por sus entradas a la canasta en el lado ofensivo. | Stephen Curry ha sido dos veces Jugador Más Valioso de la serie regular de la NBA.
Alberto de Roa
Las terceras Finales consecutivas entre Golden State y Cleveland están llenas de caras conocidas. De los quintetos iniciales esperados, solo el poco utilizado Zaza Pachulia (Warriors) se estrenará en esta rivalidad ya histórica. Pero un duelo directo, pese a ser formalmente el tercero en unas Finales, va a tener aroma de nuevo. Por primera vez, Stephen Curry y Kyrie Irving apuntan a enfrentarse el uno al otro en una eliminatoria al 100 por ciento.
En 2015, Irving se fracturó su rótula izquierda durante la prórroga del primer partido, una lesión que le dejó fuera por el resto de las Finales e incluso retrasó su debut en la siguiente temporada. En 2016, Curry pudo jugar todas las series, pero su lesión de rodilla sufrida en los playoffs afectó visiblemente a su rendimiento. De forma quizás no casual, el equipo que tuvo a su base en mejor estado físico acabó llevándose el campeonato.
El mejor Curry
Salvo desgracia, ambos estarán ahora al 100 por ciento, o al menos todo lo bien que se puede estar tras rozar los 100 partidos disputados.

Particularmente, Stephen Curry está firmando los mejores playoffs de su carrera, promediando 28,6 puntos, 5,6 asistencias y un 43,1% en triples. En anotación y acierto exterior, son sus mejores números de carrera NBA en post-temporada. Asumiendo de primeras un rol más secundario con la llegada de Kevin Durant, Curry recuperó su instinto asesino tras la lesión del alero en marzo, y el MVP unánime de 2016 no la ha soltado desde entonces.
Para el base, las Finales son un desafío especial. Pese a haber sido el máximo anotador de los Warriors en 2015 y 2016, su rendimiento estuvo por debajo al de temporada regular. En sus primeras Finales pudo celebrar el título, pero el MVP acabó siendo para el gran trabajo a ambos lados de la cancha de Andre Iguodala. Al año siguiente, no pudo evitar que los Cavs remontaran un 3-1 adverso para llevarse el título. Su séptimo partido, en el que acabó con un 6/19 en tiros de campo, una ineficaz defensa sobre Kyrie Irving y varias pérdidas dolorosas, aún escuece en el recuerdo.
Tras repetir
Aquellas Finales de 2016 fueron la confirmación de que Kyrie Irving podía brillar bajo presión. El base no solo dejó algunos partidos espléndidos (particularmente en el quinto duelo, en Oakland, con la supervivencia en juego), sino también la canasta más importante. Su triple a 53 segundos del final, con Stephen Curry defendiéndole, acabaría siendo decisivo para que los Cavaliers se llevaran el séptimo y definitivo partido.
Fue de paso el dulce que compensaba el amargo sabor de 2015, cuando se quedó fuera de combate tras solo un partido. Matthew Dellavadova dio un paso adelante como base titular en su ausencia. Y si bien tuvo un impacto rápido con su defensa sobre Stephen Curry, afectando a sus opciones de MVP, su efecto acabó desvaneciéndose mientras los Warriors ajustaban su ataque. En el lado contrario, el australiano nunca pudo acercarse a la producción que garantizaba Irving incluso en sus peores actuaciones.
UN BARÓMETRO
El 2017, por tanto, tendrá a Curry y a Irving a pleno rendimiento. Si en Finales ganó el equipo que tuvo a su base al 100%, en la última temporada regular la actuación de ambos también sirve de barómetro para Cavs y Warriors. Ambos equipos se repartieron los dos duelos directos, y coincidió también con quién tuvo mejor partido entre Stephen Curry y Kyrie Irving. Si en el duelo de Navidad se impusieron los Cavs con 25 puntos, 10 asistencias y 7 robos de Irving, los Warriors se impondrían tres semanas después con 20 puntos y 11 asistencias de Curry, mientras su emparejamiento se atascaba en el tiro (6/19).
Ambos se encuentran ya en la recta de preparación para unas Finales que terminarán con el segundo campeonato para uno de ellos. Un duelo entre dos jugadores de diferentes estilos (mejor tirador Curry, mejor entrando a canasta Irving) y reconocimientos (dos veces MVP Curry, solo un All-NBA para Irving), pero de similar instinto asesino. Si la historia reciente sirve de algo, el que salga ganando en su emparejamiento directo está destinado a la gloria.