La “Oda a la alegría” recibe larga ovación

Listin Diario                                                                                      26 de  Mayo 2017



  • La “Oda a la alegría” recibe larga ovación
    Escala. La inmensa orquesta requerida para esta pieza fue revolucionaria en tiempos del autor.
Ubaldo Arias Tobar
Santo Domingo
Ludwig van Beethoven, ya sordo, estrenó su novena sinfonía, la cual fue el cierre en el Festival Musical de santo Domingo. La inmortalidad del alemán ya se la había asegurado la creación de la Quinta con la perfección de su Allegro con brio, la séptima y sus sonatas para piano.
Pero él tenía que entregar esta, su magnum opus, antes de morir. Le había tomado 34 años pensarla, escribirla, acabarla.                            
Con la sala Carlos Piantini llena, la undécima edición del Festival Musical de Santo Domingo fue clausurado con esta obra. Antes de entrar a la sala, Margarita Miranda de Mitrov y Eduardo Villanueva, en una charla con ‘highlights’ incluidos, resaltaron con un contagiante entusiasmo las particularidades históricas y propiedades musicales de la pieza.
Fue una tarea titánica para la orquesta de 94 músicos, sin contar con los 93 integrantes del coro que condujo Elioenai Medina. Las imponentes voces invitadas de la soprano Ana Lucrecia García, la mezzosoprano Anna Moroz, el tenor Francisco Corrujo y el barítono Günter Haumer guiaron las principales palabras del himno a la alegría.
La dirección musical
Por una hora y 20 minutos los músicos arrojaban los colores cálidos y fuertes de la música bajo la conducción arrebatada del maestro Molina. Desde el inicio misterioso del Allegro ma non troppo hasta el torbellino del Presto - Allegro assai.
Si se oyen grabaciones de la novena se verá que no hay una igual a otra. Unos directores la apresuran demasiado en el tramo final del cuarto movimiento, lo cual no siempre queda bien. Molina se cuidó de esto y le impregnó incluso de una espera de gracia, una recompensa a la fe, en los últimos golpes dorados de avalancha de la orquesta.
Al final, este  conjunto de probados artistas recibió un aplauso que se prolongó por cinco minutos. 
(+)
MÁS SOBRE LA SINFONÍA
CONTEXTO

La magnum opus de Beethoven cumple 193 años desde su estreno. Esta sinfonía fue la última que el maestro alemán entregó; al momento de su muerte tenía en preparación la décima, la cual dejó inacabada. La noche de su estreno, una mujer de la orquesta tuvo que hacer que se volteara para que pudiera ‘ver’ los aplausos puesto que escribió esta inmensa obra virtualmente sordo.
Beethoven incorporó un coro con el texto “Oda a la alegría”, del poeta Friedrich Schiller, con modificaciones propias. El verso más famoso, Alle Menschen werden Brüder (Todos los hombres serán hermanos), ha motivado su uso en ocasiones memorables que representaron la celebra-ción de la recuperacion de libertad, como la caída del muro de Berlín.