Nutrición en un dos por tres

Listin Diario                                                                                      26 de  Mayo 2017



  • Nutrición en un dos por tres
  • Nutrición en un dos por tres
Estefany Rodríguez Vier
estefany.rodriguez@listindiario.com
Santo Domingo
La fécula o almidón de maíz. mejor conocida como maicena, se encuentra dentro del grupo de los cereales como la avena, el trigo y el arroz. Constituye una excelente fuente de carbohidrato libre de gluten con la ventaja de ser baja en sodio. Entre sus principales funciones está la de espesor, utilizado en salsas, cremas, chocolates calientes, helados y otras preparaciones.
Para el chef dominicano Wandy Robles, lo mejor que tiene la maicena es que al igual que la gelatina sin sabor, o la harina, esta no tiene sabor.
“La puedes usar específicamente para espesar una salsa, cremas y entre otros platos”, dice. Comenta que la maicena como tal es un alimento por sí solo, extraído de la mazorca de maíz, y el tiempo de cocción es sumamente rápido.
Este cereal, al ser libre de gluten es una de las mejores opciones para las personas que sufren de Celiaca (enfermedad que afecta los intestinos y obliga la exclusión del gluten). Para aquellos que aún desconocen lo qué es exactamente el gluten, es un conjunto de proteínas que se encuentran principalmente en el trigo, avena, cebada y demás cereales de tipo secano.
Existe variedad de recetas y postres que este dócil alimento permite crear. La lista es larga. Por citar algunas tenemos: pan de maicena, alfajores, pudín, brownies, galleticas, muffins y pancakes. Además de cremas, tartas y  muchas otras en su mayoría dulces.
La maicena tiene la ventaja de al no tener sabor, permite ser versátil al utilizarse tanto en lo salado como en lo dulce. Otra de sus características es que su proceso de elaboración permite que se obtenga uno de los cereales más ligeros: es mucho más fino que la harina de maíz.
“Se usa mucho en lo salado para espesar. En lo dulce para poder hacer mezclas, hay cremas que se hacen con maicena porque se necesita que quede un poco más fuerte en consistencia, cosa que son la harina no se logra”, resalta Robles.
Una forma moderna de acompañar la tradicional maicena, epresa Robles, es hacer copas de frutas con semillas o granos y agregarle este cereal previamente elaborado de la forma convensional. Esta sería ideal para un desayuno.
Dato importante
El chef sugiere como opción a la hora de presentar la maicena que se sirva en envases individuales, porque de lo contrario al depositarse toda en un solo recipiente e ir sirviéndose el restante no se vería estéticamente apetitoso.
Otras utilidades
Mas allá de usarse en la cocina, la maicena se presta para tratamientos estéticos. Las mascarillas para la cara y el pelo a base de este cereal tienen la ventaja de brindar suavidad y aportar un brillo natural. En el mundo cosmético se utiliza como shampoo en seco y polvo translúcido; sirve para lograr un efecto mate en cualquier labial.
((Alfajores de maicena
Ingredientes

200 gr (7 onzas) de manteca
150 gr (5,25 onzas) de azúcar
3 yemas
1 cucharada de coñac
300 gr (10,5 onzas) de maicena
1/2 cucharita de bicarbonato
1 cucharada de leche
2 cucharaditas de polvo de hornear
1 cucharadita de esencia de vainilla
Ralladura de un limón
Dulce de leche, cantidad necesaria
Coco rallado, cantidad necesaria
Preparación
1. Batir la manteca con el azúcar hasta que quede bien cremosa.
2. Agregar una por una las yemas y el coñac.
3. Batir nuevamente muy bien.
4. Disolver el bicarbonato en la leche.
5. Poner sobre la mesa la maicena, la harina, el bicarbonato ya disuelto, el polvo para hornear, la esencia de vainilla y la ralladura de limón.
6. Agregar a la harina el batido y formar la masa.
7. Estirar y cortar medallones.
8. Colocarlos sobre una chapa enmantequillada y cocinar en horno moderado.
9. Dejarlos enfriar y unir de a dos con dulce de leche formando el alfajor.
10. Untar los bordes con dulce de leche y luego hacerlos rodar por coco rallado.
 Tomado del libro: 100 Recetas / María Bernanda Seitz