Alimentos para una buena nutrición

Listin Diario                                                 26  de  Junio 2017


  • Alimentos para una buena nutrición
Dafnee De Frías / Especial para LD
Tener una buena salud puede parecer muy sacrificado y difícil. De hecho, muchos tienen la percepción equivocada de que “si son delgados” no necesitan llevar ningún tipo de régimen alimenticio o controlar lo que comen y, aunque en cierto modo es correcto, el peso no es el único determinante en la salud física de una persona.
Aprender a comer de forma saludable sustituyendo alimentos que no aportan o tienen muy pocos nutrientes por otros que sí, podría prevenir futuras enfermedades y desórdenes alimenticios.
Un niño que sea educado en cuanto a la importancia y proporción necesaria de ciertos vegetales, frutas, cereales y granos, tendrá menos probabilidad en su adultez de ser obeso, diabético, hipertenso, entre otros.
Hacer cambios en nuestro estilo de vida no es tarea fácil y mucho menos si de la noche a la mañana  se pretende dejar de comer papas fritas, sustituir las bebidas gaseosas por jugos y, lo aún más temido por todos los niños, incluir vegetales en las comidas. Por esa razón, los Coaches de Salud recomiendan dar un paso a la vez por semana.
¿Cómo lo haremos?
Los padres se preocupan mucho por la alimentación de sus hijos. La mayoría de ellos y, en este grupo me incluyo, tienen niños que casi no comen de nada y que, por deses-peración, se ven comprando comida chatarra varias veces por semana.
No hablo de niños con sobrepeso, más bien me dirijo a familias que dan por sentado que sus hijos, al ser delgados, no necesitan ningún cambio en su alimentación. Sin embargo, si comienzas a sustituir aquellos alimentos que no  aportan, por otros que sí, estarás cultivando una vida más saludable para ellos.
Pero, ¿por dónde comenzar? Aquí compartimos un lista de sustitución de 15 alimentos no saludables por aquella que sí lo son. De ella tomaremos uno que normalmente utilicemos en casa y lo cambiaremos por una mejor opción. Este cambio lo probaremos y, una vez sea aceptado, seguiremos con otro más.
Vegetales enlatados
No hay nada de malo en utilizarlos, siempre y cuando no se tenga la opción de frescos. Los granos ofrecen mejores nutrientes si son hervidos en casa.
 Crutones en las ensaladas  
Trata de incluir nueces o frutos secos en tus ensaladas.
 Freír
Para nadie es un secreto que todo lo que es frito hace más daño, pero no por esto debemos privarnos de los placeres de comer unas papas crujientes. Utiliza el horno o saltéalas. De igual forma, si vas a un restaurante, tenlo pendiente.
 Pastas
Te invito a que pruebes las  integrales, no por la cantidad de carbohidratos, sino por su valor nutricional y los niños, fuera del color, no notarán el cambio en el sabor.  También puedes sustituirla por noodles de zuccini.
 Papitas de fundita
Los antojos, las meriendas, las picaderasÖ prueba con pita chips, casabes, palomitas de maíz o chips de kale.
 Aderezos de ensaladas
Evita comprar los que vienen preparados del supermercado. Compra hierbas, vinagre balsámico, limón, miel, aceite de oliva y mezcla tu propio aderezo. Puedes conservarlo por días en la nevera.
Sales saborizadas
Si necesitas sal y ajo, utilízalos por separado. Saca de tu despensa aquellas sales mezcladas.
Bebidas gaseosas
Siempre que puedas, dale la opción de agua o jugo natural a tus hijos. Si aún están pequeños es una excelente oportunidad para no dejarlas entrar a su lista de alimentos.
 Arroz y pan blanco
Todo lo que puedas sustituir por la opción integral cabe en esta lista. Prueba también el arroz salvaje y la quinoa.
Azúcar
Siempre que esta sea negra puede ser utilizada. Ahora bien, si puedes usar miel, mucho mejor.
Margarina
Trata mantequilla.
Yogurt con frutas
Compra mejor el yogurt natural y agrega miel y frutas frescas.
 Carnes con grasas
Las carnes magras siempre serán la mejor opción.
Estos cambios, aunque parezcan simples, pueden impactar significativamente en la salud de tu familia. Con solo elegir opciones saludables a la hora de hacer la compra, darás apertura a nuevas costumbres.
Si no compras comida chatarra, soda, papitas de fundita o galletas dulces, esta opción, al menos en tu casa, no estará disponible. Procura tener algún sustituto.
(( Otros consejos:
La salud no se refiere solamente a lo que comemos. Acostumbra tu cuerpo a la actividad física:
ï Utiliza las escaleras siempre que puedas en vez del ascensor.
ïNo des 80 vueltas en el estacionamiento buscando aquel más próximo a la puerta, aprovecha la caminata.
ïSaca a pasear al perro.
ïDate un paseo por la orilla de la playa los fines de semana y disfruta del atardecer.
ïMientras esperas tu turno, camina.
ïCompra a tus hijos juegos electrónicos donde deban estar de pie para jugar.
ïParticipa de actividades al aire libre.
ïVisita en tus días libres museos, galerías de arte y exposiciones.
ïInscribe a tus hijos en algún deporte o clase de baile.
Ten pendiente que la mejor forma de educar a nuestros hijos es a través del ejemplo. Cuando sustituyas algún alimento utiliza frases como: “En nuestra casa se comeráÖ” “A partir de ahora comeremos la pizza con jugo....”
Todos los cambios son posibles, siempre y cuando se hagan de manera gradual. Aprovecha las vacaciones para intentar cosas nuevas y sé constante.