“Atendiendo los cartones”

Listin Diario                                                                        30  de  Junio 2017
  • “Atendiendo los cartones”
CAROLINA CRUZ DE MARTÍNEZ
carolinacruzdemartinez@yahoo.com
PRIORIDAD: Una de las herramientas más efectivas del fracaso es el desenfoque. El desenfoque viene producto de estar atento a lo que no corresponde, a lo ajeno, a cosas triviales vs. el descuido o apatía hacia lo que amerita nuestra atención. 
Para los atletas esa estratagema es incrementada al doble pues el entorno mismo les bombardea información en extremo. El atleta es objeto de atención por lo que representa, por los beneficios que puede significar y por los intereses que alberga. Pero para ellos es peligroso no saber que cartones atender, que tanto tiempo dedicar a algo o que es verdadero o falso. 
El atleta tiene que aprender que cosas son importantes para el, para que pueda establecer un orden de prioridades antes de. Las prioridades son aquellas cosas, personas, áreas de nuestra vida que van primero respecto a otras; cosas que tienen valor, que son irremplazables, que son parte de los principios de vida que vienen a traer estabilidad. Si el atleta no conoce sus prioridades, será presa fácil del desenfoque. Si el atleta no establece límites alrededor de si mismo, de su tiempo, de sus finanzas, será presa fácil de seducir. 
Todos tenemos muchos cartones que atender, y cada uno de esos cartones ameritan dedicación, tiempo, energía, análisis, toma de decisiones y todo eso es una inversión de vida. Cuando viene un cartón que no está dentro de las prioridades ya establecidas y viene a robarle tiempo, atención, energía y todos los demás factores que amerita, ahí se activa el desenfoque. 
CARTONES: El atleta generalmente es cabeza de familia y por ende las decisiones mayores son filtradas por él. Los cartones de los padres es un cartón que amerita decisión, pues el atleta hace una transición de niño a joven adulto, de joven adulto a hombre; el cartón de la esposa u esposo es otro que amerita tiempo de calidad, buena comunicación y manejo y compresión de roles; el cartón de los hijos es uno de los más desafiantes pues demanda mayor cantidad tiempo, ser modelo y ejemplo, cuidar de los pasos adelantados pues ellos vienen detrás de los nuestros, y guiarlos hacia su verdadero camino, único y auténtico. El cartón de las finanzas es uno que amerita buena administración, un alto nivel de enfoque y certeza, buena asesoría y una supervisión certera. 
Si todos esos cartones implican tiempo, energía y concentración aparte de la responsabilidad profesional, es difícil para un atleta hacerle tiempo a algo que no va. 
El hacerlo puede afectar el rendimiento en el terreno.
Atender los cartones que corresponden a un atleta amerita ser radical. Ser radical no caerá bien quizás entre los allegados o amistades extendidas pues eso significa que solo hay cabida para las prioridades del deportista. Atender los cartones es tener un buen nivel de enfoque y eso siempre aumentará la efectividad y productividad. Es cuestión de criterios y buen manejo, pues no se pueden dar el lujo de descuidar un cartón que amerita suma atención por uno que solo es una distracción.
“Las moscas muertas hacen heder y dar mal olor al perfume del perfumista; así una pequeña locura, al que es estimado como sabio y honorable.” Eclesiastés 10:1 Así será a aquel que no atiende bien sus cartones.
Hasta la próxima