El 'escorpión': el ejercicio con el que te pondrás en forma más rápido

Msn                                                                                         29  de  Junio 2017
Las odiabas en el colegio y ahora no puedes vivir sin ellas. Las flexiones son uno de los ejercicios más básicos, y a su vez esenciales, que puedes realizar en cualquier rutina de entrenamiento. Son, junto con los abdominales, los ejercicios de fuerza más populares, y no es casualidad. Se usan para mejorar la fuerza del tren superior desplazando el peso del cuerpo. En definitiva, fortalecen la musculatura extensora del pecho y los brazos, lo que nos prepara para los movimientos en los que hay que lanzar o empujar algo. Además, no requiere el uso de ningún objeto adicional.
No obstante, tienen un punto flaco. Una vez te acostumbras a hacerlas como parte de tu rutina de ejercicios empiezan a saber a poco y los más experimentados corren el peligro de terminar dejándolas de lado. Gran error. Las flexiones, o 'push ups' si somos más de términos anglosajones, pueden servir de base para todo tipo de variaciones interesantescon las que desarrollarás mucho más que pecho y tríceps.
Más exigente que una flexión normal
De todos ellas, la definitiva, la más sobresaliente, y también la más exigente, es la del escorpión. Tiene todos los beneficios de una flexión normal con la ventaja adicional de que se desarrollan a la vez los isquiotibiales y el torso. Se comienza en la misma posición que una flexión típica de brazos: con el cuerpo en plancha, las manos apoyadas en el suelo a la altura de los hombros, los brazos completamente extendidos, la espalda recta y los pies levemente separados y apoyados sobre los dedos.
Acto seguido, se debe descender con el cuerpo, flexionando los codos y llevando el pecho casi hasta tocar el suelo. A la vez, hay que llevar el pie (derecho o izquierdo) como si fuéramos a tocar el codo del sentido contrario. Aquí entra en juego la flexibilidad de cada uno, con lo que solo hay que llegar hasta donde tire, incluso si se quedan a mitad de camino. Algunos, no obstante, seguro que podrán tocarse el codo. En cuanto a la cabeza, se puede girar para alcanzar un mayor ángulo o mantenerla con la vista fija hacia abajo (depende de cada uno, lo que te resulte más cómodo).
También se puede hacer otra variación que consiste en levantar una sola pierna y en el momento de flexionar los brazos, ayudarte del impulso (fundamental) para arquear la pierna como muestra la fotografía. En definitiva, es como si fuese el aguijón de un escorpión. No solo se trata de un ejercicio de fuerza, sino que también pondrás a prueba tu equilibrio.
Hudoba realizando la flexión del escorpión. (Men's Health)© Proporcionado por El Confidencial Hudoba realizando la flexión del escorpión. (Men's Health)
“Mejorará tu ritmo cardíaco, pondrá a tono todo el cuerpo y te mantiene en buena forma”, señala el entrenador personal Keoni Hudoba en la revista 'Men's Health'. Asegúrate de alternar las piernas en cada repetición. En total, una buena tanda consistiría en cinco repeticiones en cada lado para cada una de las tres series. Lo mejor de todo es que puedes desafiar tus capacidades físicas sin ningún equipo especializado. Tan solo necesitas algo de espacio y quizá una esterilla, pero no es imprescindible.