“La realidad virtual y aumentada”

Listin Diario                                      09 de  Junio 2017


  • “La realidad virtual y aumentada”
Carolina Cruz de Martínez
carolinacruzdemartinez@yahoo.com
REALIDADES: Según Wikipedia, la realidad virtual (RV) es un entorno de escenas u objetos de apariencia real. La acepción máss común refiere a un entorno generado mediante tecnología informática, que crea en el usuario la sensación de estar inmerso en él.
La realidad aumentada (RA) es el término que se usa para definir la visión de un entorno físico del mundo real, a través de un dispositivo tecnológico, es decir, los elementos físicos tangibles se combinan con elementos virtuales, logrando de esta manera crear una realidad aumentada en tiempo real.
La realidad aumentada es diferente de la realidad virtual porque sobre la realidad material “del mundo físico” monta una realidad visual generada por la tecnología, en cambio en la realidad virtual el usuario se aísla de la realidad material del mundo físico para “sumergirse” en un escenario o entorno totalmente virtual.
Ambas realidades existen, pero una es imaginaria y otra real. Es así como a veces se da en la mente de un jugador.
LA RV Y RA DEL ATLETA: Los atletas son seres humanos comunes y corrientes pero con la facultad de utilizar su inteligencia corporal al extremo más sofisticado y desarrollado del humano convencional. Ellos viven en la realidad de la vida normal, pero también viven en la realidad aumentada y virtual de su laboratorio interno personal, donde solo ellos lo experimentan, aunque no lo sepan describir.
El atleta de alto rendimiento muchas veces entra en una realidad virtual donde se aísla del mundo físico para poder asimilar cómo manejar lo que le ha tocado vivir. Ellos se sumergen en un escenario que aunque no es virtual para muchos, para ellos si tiene ese efecto pues buscan alejarse de lo que es presión, rutina, compromiso, y estar solos, ensimismados en su laboratorio interno, que es su cuarto de juegos interior.
Muchas veces los atletas se “escapan” a través del dispositivo de sus mentes cayendo en el inconsciente de un cuerpo que es su máquina y que tienen que conocerla al dedillo para poder administrarla. Hay muchos que se desvelan mientras el común duerme; otros se encierran, muchos se bloquean y la gran mayoría siente temor, incertidumbre y miedo a un fracaso que los hace objetos de señalamientos.
La realidad virtual de un jugador implica la dinámica de muchas veces mirar y no tocar, imaginar y no materializar lo que imagina. Muchos miran la vida a través de gafas o pantallas en sus cabezas donde por unos minutos se remontan a sus años de adolescencia, a sus pueblos o barrios de origen, a esa etapa donde la vida no ameritaba tanta demanda. Muchos sufren silentemente, otros “no le dan mente,” y otros asumen su realidad con vigor y fortaleza viviendo el día a día sin pensar más allá.
SUPERVIVENCIA: La vida del atleta de alto rendimiento no es una realidad tan placentera como muchos piensan, pues tienen que cohibirse de una serie de disfrutes que el común puede tener pero que ellos por la responsabilidad que tienen, no pueden.
La gente se sorprendería de las veces que un atleta ha anhelado montarse en un jet ski, jugar bolos, montar bicicleta normal, sin el gusanillo en la cabeza que le dice ‘cuidado con el brazo, cuidado con la rodilla, recuerda la cláusula del contrato.’ Hay quienes lo hacen sin problema y no piensan en nada de eso; hay quienes han arriesgado su futuro y lo han perdido por falta de ese manejo. Pero, el que es responsable con su trabajo y su cuerpo se restringe de cualquier riesgo.
El atleta de alto rendimiento siempre entrará en un mundo de realidades aumentadas y virtuales pues es un mecanismo de supervivencia que les ayuda a mantenerse conectados con su esencia. No todos lo entenderán, a muchos no los dejarán entrar, pero lo cierto es que para ellos eso es una realidad. Lo importante aquí es que ellos pueden encontrar en sus mundos al Creador de todas las realidades, Dios Padre.
“Dios nos habla una y otra vez, aunque no lo percibamos. Algunas veces en sueños, otras veces en visiones nocturnas, cuando caemos en un sopor profundo, o cuando dormitamos en el lecho”, Job 33:14-15.
Hasta la próxima