Entre el ciclismo y el béisbol

Listin Diario                                                                    13 de  Julio  2017


  • Entre el ciclismo y el béisbol
    Stanley Javier, el ex beisbolista nativo de San Francisco de Macorís, es un aficionado al ciclismo, actividad que le mantiene en excelentes condiciones físicas.
  • Entre el ciclismo y el béisbol
Pedro G. Briceño
Santo Domingo
Tras 16 años retirado de las Grandes Ligas, Stanley Javier acogió un hobbie que le mantiene la adrenalina por las nubes, que lo obliga a entrenar al menos dos horas diarias y que es mas agotador que el propio béisbol, el cual jugó por espacio de 18 campañas.
Aunque se inscribe en el amplio grupo de ex atletas que practican el golf,  es el ciclismo la disciplina que le ocupa buen tiempo, pues lo que hace varios años inició como simple paseo de grupos en bicicletas con la intención de mantener magnífica salud, hoy se ha convertido en competitivo. Hace poco más de siete años, Javier quedó flechado por el ciclismo, como una especie de cupido, participando en travesías grupales por los campos, montañas, paisajes, ríos del país, esto unido a la camaradería existente y las amistades que con el transcurrir de los meses fue cosechando, esto fue suficiente para que actualmente la bicicleta se convirtiera en su gran aliado, así como en el pasado fueron los bates, guantes y pelotas.
“De esta forma comencé en una de las versiones del Triple 100, entendí que practicar el ciclismo es algo muy saludable ”, expresa el vicepresidente de Operaciones de los Toros del Este, tras comentar sobre los viajes en bicicletas por los diferentes pueblos. Los cuales se organizan.
El ciclismo ha influido favorablemente en Stanley
Esos mismos lugares del país que casi nunca frecuentó pues por 18 años actuó en las Mayores, incluyendo otros tres a nivel minoritario, además de trece estaciones en el país con las Aguilas Cibaeñas.
Una sugerencia externada por el también veterano pedalista, Rafael Pueriet para que se inscribiera en la Liga de Ciclismo Master del Distrito Nacional se convirtió en una especie de “puntillazo” para que Javier contrajera un matrimonio con el ciclismo del cual se siente enamorado.
Esto además de cómo gran competidor que fue en sus buenos años en el béisbol, esto le queda siempre en el interior, de ninguna forma se le aleja, aún con el paso del tiempo”, según expresa el atleta, quien ya cuenta con 53 años.
Desde ese entonces participa en la LICIMADI, en el campeonato master del Cibao, recientemente compitió en el campeonato nacional de ruta en la categoría Master C y como si fuera poco es uno de los principales organizadores de un evento ciclístico a celebrarse próximamente que se llamara Copa Nacional de Ciclismo Master, cuyos competidores estarán representado por los colores azul y amarillo, expresa el jugador artífice de varias de las coronas conquistadas por las Aguilas.
Beneficio
El ciclismo le ha beneficiado en tal magnitud a su salud que a pesar de sus casi dos décadas de retirado, Stanley cuenta con 10 libras menos que en su época de pelotero, amén que se mantiene alejado de las enfermedades provenientes de los azucares y las grasas.
“No quería verme como un amplio grupo de peloteros, quienes cuando abandonan el juego aumentan sobre las 50 libras y no quería estar como uno de ellos, esta es una de las razones también por la que abracé el ciclismo”, señala el miembro del Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano.
En el otro aspecto está el conocer a fondo varios lugares. “Mira recientemente le dimos la vuelta a Puerto Rico completo en tres d{ias y andamos por todos los rincones de la isla y esto se convirtió en una experiencia inolvidable”, narra el dos veces ganador del cetro de bateo en la pelota dominicana, cuando lo logró en el 1986-87 con .373 y al año siguiente con .363.
Espera en los próximos meses viajar a una competencia en Panamá. En la actualidad también pertenece a los grupos ciclísticos la Escuelota, al equipo Drinkteja.      
“Ya es uno de los nuestros, se ha compenetrado grandemente con nuestro grupo”, expresó Poueriet, quien en su juventud fue un selección nacional de béisbol del país a nivel de pequeñas ligas y juvenil y desde su posición de cátcher hasta participó en un partido sin hit lanzado por Dominicana ante Islas Vírgenes.