Esta mujer logrará que te replantees cómo hacer tu próxima dieta

Msn                           11 de  Julio  2017


Dieta de los puntos, détox, ayuno, de los 5 días... La infoxicación ha llegado a la dietética y ya no sabes qué régimen elegir para perder peso. Todos los nutricionistas aseguran que la suya es la mejor, la más sana, aquella que te hará adelgazar en tiempo récord y mejorar tu salud. Pero, ante tanta información, ¿cómo saber cuál seguir? Nikki Raes tiene la respuesta.
Esta mujer de 36 años ha revolucionado Instagram con sus publicaciones. Es madre de dos niños, vive en Reino Unido, y tiene las cosas bastante claras. En uno de sus últimos post, en el que se ve cómo era su cuerpo con 34 y cómo es ahora con 36, lanza un mensaje al mundo (y a sus 246.000 seguidores): para tener un buen cuerpo no es necesario seguir ninguna dieta.
¿Cómo? Entonces ¿he estado perdiendo años de mi vida siguiendo regímenes sin sentido? Pues, amigo, parece que así es. "No es algo de lo que hablo a menudo. Sé que no es lo quieres oír, por eso no lo comento... pero lo cierto es que no hay nada que contar", escribe esta guapa morena, que postea siempre fotos de su cuerpo tonificado y delgado.
"El cambio empieza en tu cabeza"
Nikki continúa explicando que no sigue dietas populares como la de cortar los carbohidratos después de las 5 de la tarde, el ayuno intermitente, comer détox o incluso contar calorías. Ella admite que a menudo come tartas y dulces, y que no renuncia a bocadillos, pizza o hamburguesas. ¿Cuál es su secreto? La relación sana con la comida.
© Externa
"Permitanme hablarles acerca de mi alimentación, dieta, nutrición... o como quieran llamarlo. La mayoría de ustedes ya saben que entreno la mayoría de los días... y que lo hago en casa. Me llegan decenas de preguntas al día acerca de cómo me cuido, pero es que no hay nada que contar. No sigo un plan, no cuento nada (ni carbohidratos ni calorías). No me restrinjo a determinados grupos de alimentos. Como postre la mayoría de los días. Bebo. Y aun hoy no me resisto a comer los bocadillos de los niños. Me encanta comer pizza, hamburguesas, patatas fritas y toda clase de dulces. La diferencia entre las dos imágenes no es lo que esos alimentos hacen a mi cuerpo, sino lo que esos alimentos hacen a mi cabeza", escribe.
Por resumir: Nikki come de todo, no se culpa por ello y cree que eso es justo lo que le ayuda a mantener ese cuerpazo. "No hago ejercicio por culpa. Los cuerpos sanos comienzan con mentes saludables", confiesa. El truco está en el equilibrio: "Hay que comer lo que te gusta de vez en cuando".
"Hace 2 años, comía dulces y comida para basura todo el día. Todo ello me tenía metida en una espiral que me hacía sentir mal conmigo misma. Todo lo que ingería en realidad eran excusas para no hacer ejercicio. No me molestaba en equilibrar con alternativas nutritivas. Ahora estos mismos alimentos 'nutren' mi ambición de tener un buen cuerpo. Conozco la diferencia entre comer bien y comer mal. Si un día me paso, pues paso página. Es un día. No afecta en mis metas como antes", afirma.

¿Que tiene una cena copiosa y se pone hasta las trancas de comer? ¿Que tiene una fiesta y bebe demasiado? No importa, nada le afecta. Sigue ejercitándose al día siguiente como si nada hubiera pasado, sin culpa ni remordimientos. Solo con el objetivo de estar sana y saludable. "(Si un día fallo) no lo veo como una razón para renunciar, pero sí para continuar. Los cuerpos sanos comienzan con mentes sanas. Así que el secreto está en el equilibrio, en comer lo que te gusta de vez en cuando", finaliza. Así pues, el mensaje es claro: eres un ser racional, así que compórtate como tal con tu alimentación. Si el cambio comienza en tu mente, se verá reflejado, inevitablemente, en tu cuerpo.