Los alimentos que te ponen "a tono"

Msn                                                                10 de  Julio  2017

Los-alimentos-que-te-ponen-a-tono© ELLE.es Los-alimentos-que-te-ponen-a-tono
Para obtener un bronceado bonito, radiante y saludable, no basta con cremas y altos índices de protección. A partir de cierta edad conviene acudir a otras estrategias que involucran a la alimentación y los micronutrientes, armas fundamentales en el combate antioxidante contra el fotoenvejecimiento característico de unas vacaciones en la tumbona.
Vitamina C: "Es un potente antioxidante ideal para que la piel luzca firme y joven. Contribuye a la formación natural de colágeno, proteína que mantiene la turgencia y elasticidad cutáneas, y protege la frágil pared de los vasos sanguíneos frente a los rayos UV" según la nutricionista Cristina Rodríguez. Es fácil encontrarla en frutas y verduras frescas y crudas, como melón, fresa, mora, pimiento rojo y verde, tomate, guayaba, coliflor y brócoli, y, sobre todo, en los cítricos –naranjas, limones y kiwi-.
Vitamina E: "Otro potente antioxidante que ayuda a que las células se formen mejor y protejan la piel de los radicales libres que en verano aumentan por la acción de los rayos solares y provocan manchas de fotoenvejecimiento", apunta la doctora Rodríguez. Se encuentra en los aceites vegetales prensados en frío –oliva, girasol, soja y germen de trigo-, en frutos secos como las nueces, almendras y avellanas, en las verduras de hoja verde, el maíz y los cereales integrales.
Vitamina A: "Tiene un importante papel antioxidante y es esencial en la renovación de la piel y las mucosas. Además, ayuda a producir melanina que es nuestra protección natural contra los rayos UV, y hace que la piel esté más suave, uniforme e hidratada. Se encuentra en los alimentos de dos formas: como vitamina A en la leche y derivados lácteos, el hígado, los huevos y el pescado –bonito fresco-, y como beta-caroteno, en las verduras de hoja verde como espinacas y acelgas; en las de color rojo-anaranjado-amarillento, como zanahoria, tomate, albaricoque, cereza, melón, melocotón y nectarina.
Betacarotenos: "El más beneficioso es el Licopeno que es un pigmento antioxidante que confiere su color característico al tomate, está presente en la pulpa de la manzana, el albaricoque, la sandía, la papaya y el pomelo rosa", explica la Dra. Rodríguez. Es un reflector natural de los rayos UVA y UVB y un importante antioxidante que protege la piel de los radicales libres.
Minerales (selenio y zinc): "El selenio es un mineral con acción antioxidante, relacionado con un menor riesgo de aparición de ciertos tumores, entre ellos el de piel o melanona", asegura la experta. Se encuentra en carne, pescado, marisco, cereales, huevos, frutas y verduras. "Y el zinc favorece la renovación celular, lucha contra los radicales libres y así promueve el buen estado de la piel y las mucosas, proporciona tonicidad y elasticidad cutáneas", añade la nutricionista. Abunda en la carne, las vísceras, el pescado, los huevos, los cereales integrales y las legumbres.