truco para pelar una sandía (y te queda una presentación muy chula)

Msn                                                                10 de  Julio  2017

Con lo que te sobre del experimento, puedes hacer un rico zumo o batido. (iStock)© Proporcionado por El Confidencial Con lo que te sobre del experimento, puedes hacer un rico zumo o batido. (iStock)
Llega el verano y con él una de nuestras frutas favoritas: la sandía. Es refrescante, sabrosa y barata, y, en definitiva, un aliado indispensable durante los meses más calurosos del año. En el piscolabis, el aperitivo o el postre, en cualquier momento, es la estrella en casa y, sobre todo, de las reuniones al aire libre con amigos. Siempre apetece.
Aunque no hace falta un máster para cortar una sandía, lo cierto es que si es de gran tamaño podemos montar un buen embrollo. Otras frutas como los plátanos, manzanas o naranjas simplemente no requieren tanto esfuerzo, su corteza nos facilita las cosas. Si lo que queremos es cortarla como un maestro cocinitas, atento al siguiente truco que no solo te facilitará la vida, sino que convertirá tus comidas en inolvidables.
En internet hay un sinfín de tutoriales de cocina, y entre todos ellos algunos destacan por ser realmente prácticos y útiles. Dentro de esta categoría se enmarca el método del ingeniero estadounidense Mark Rober para pelar esta fruta. El ex de la NASA combina en sus vídeos ciencia y gastronomía para presentar comidas de una manera muy entretenida, y así lucirse en una estupenda comida familiar o con amigos.
Se quedarán con la boca abierta
El método, aunque sencillo, es espectacular. El truco está en que no se usa una sino dos sandías (tienen que ser de tamaño y forma similares). Se trata de quitar la piel por completo de una, limando las imperfecciones con un cuchillo con un buen filo hasta que quede una figura completamente lisa, sin nada de corteza. El ingeniero incluso utiliza un estropajo para que quede bien pulida, con forma de balón.
La otra se corta por la mitad con un cuchillo y se saca toda la pulpa (para comer en otra ocasión) con el método que prefieras, con cuidado de no dañar la capa exterior. La gracia del asunto es meter la sandía pelada en la corteza partida de la otra y presentarla así en la mesa. Ponte en la situación de tus invitados: tienes ante tus ojos una sandía normal y corriente cuando, de repente, el cocinero abre el cascarón y deja ver una roja y jugosa sandía pelada con una intrigante perfección.Quién no se sorprendería al ver semejante proeza inesperada.
La fruta más saludable
Ten en cuenta que el peso en una sandía es buena señal, así como si suena hueca cuando la golpeamos con los dedos. Si tiene una mancha de color amarillo en la piel, suele indicar que ha madurado en la planta y no en una cámara frigorífica. Hay que conservarla en la nevera e ir cortándola a medida que se vaya consumiendo, dejándola antes unos minutos a temperatura ambiente para apreciar del todo su sabor.
No solo es una opción deliciosa, sino que además es muy saludable. Si bien la sandía no tiene tanta fibra como otras frutas o verduras, tampoco tiene grasa, contiene mucha agua(más del 90% de su peso) y es baja en calorías (unas 30 por cada 100 gramos), por lo que suele incluirse en muchas dietas para adelgazar.
Además de ser rica en nutrientes -como las vitaminas A, B, C y el potasio-, su verdadera fortaleza es el licopeno, el pigmento que da a la fruta su característico color rojo intenso, recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para evitar enfermedades crónicas como el cáncer, la obesidad, la diabetes y las cardiovasculares.
Comer sandía al aire libre, planazo para este verano. (iStock)©