Un inmigrante que sobrevive vendiendo libros

Listin Diario                                                                             13 de  Julio  2017


  • Un inmigrante que sobrevive vendiendo libros
    Trabajo. Fachada del lugar donde Freddy Toros tiene su tienda Librería Dominicana.
  • Un inmigrante que sobrevive vendiendo libros
  • Un inmigrante que sobrevive vendiendo libros
Carolina Pichardo
carolina.pichardo@listindiario.com
Santo Domingo
Hace cuatro años llegó con una maleta llena de sueños. En su patria, Venezuela, se había graduado de psicólogo clínico, pensaba ejercer la profesión, pero de repente todo se fue abajo, vio como opción República Dominicana porque lo considera un país digno para vivir.
Freddy Toros, con 28 años, ha vivido cosas terribles. Cuando arribó al país, solo tenía en sus bolsillos RD$13,000 de los cuales pagó dos meses de renta en una pequeña casa de Santo Domingo Norte; de esos le quedaron aproximadamente RD$1,600 para sobrevivir. Desde Venezuela vino con una mochila y tres libros para trasladarse a El Conde y poder distribuirlos, ese primer mes obtuvo RD$700.
Pensó en tirar la toalla, no estaba seguro si todo el sacrificio que hacía en realidad valía la pena, por meses se sacrificó, solo consumía pan y salami como único alimento en todo el día, aunque confiesa que lo variaba a veces con jamón o queso. Por las carencias monetarias tuvo que acostumbrarse a ingerir estos alimentos porque en ese momento no tenía nevera ni estufa en su vivienda.
Conocía a pocas personas en el país, y algunos de estos eran miembros de la selección dominicana de ajedrez, disciplina que ha practicado desde los 10 años, y gracias a ese lazo sus colegas le tendieron la mano en momentos de apuros.
Un día después de distribuir y vender libros en la calle, decidió abrir con el apoyo de una editorial, Librería Dominicana, una tienda virtual de libros desde su casa.
Sus esfuerzos han dado frutos poco a poco, tiene en la actualidad aproximadamente 23,400 seguidores, en su mayoría dominicanos.
Años atrás, en Venezuela se dedicaba a vender instrumentos de tests psicológicos, y por esa razón decidió invertir en un campo semejante al llegar a República Dominicana, sobre todo para promover la literatura.
Aunque admite que los libros han tenido un alza en los últimos años, él en particular mantiene un precio que se ajusta al bolsillo de cada lector, y al vivir en carne propia la pobreza no se atrevería a pedir más de RD$1,000 por un libro.
Muchos compradores imaginan que Librería Dominicana es una gran infraestructura con inmensas estanterías de madera y miles de libros, pero en realidad es algo muy diferente, en su propio hogar tiene una habitación con varios libreros donde los coloca.
“Padre Rico, Padre Pobre” de Robert Kiyosaki, fue un libro que lo inspiró cuando tenía 20 años, le abrió las puertas a los negocios, y en el tomo analizó que podría ser su propio jefe sin depender monetariamente de nadie.
“Después de que leí ese libro, cambió mi vida, nunca me empleé como tal, todo lo que voy a hacer será de manera independiente porque soy el arquitecto de mi vida, y mi libertad financiera no dependerá de otra persona”, expresa el joven.
Solamente dice tener dependencia de sus clientes porque hacen que llegue el pan a su casa.
En la actualidad tiene más de 4,200 números de contactos que ha registrado; personas que le han preguntado o comprado libros, y es complicado porque en ocasiones le escriben pero no tiene tiempo suficiente para responderles a todos a la vez.
Toros confiesa que la venta de libros es un negocio que puede ser sostenible en el país y su más grande anhelo es tener una franquicia de su librería en plazas comerciales, pero para eso necesita más apoyo del público.
Negocios informales en América Latina
Según un informe realizado por la Organización Internacional de Trabajo (OIT), el empleo informal disminuyó en el país de 58.6% a 47.9% entre 2005 y 2010.
La investigación también enfatiza que los trabajos informales persisten en América Latina y el Caribe, porque para junio 2014 había 130,000,000 de personas ocupadas con este tipo de empleos.
((Soporte
Las redes sociales han jugado un gran papel

Freddy Toros inició el proyecto de venta de libros, más que todo porque ha amado la lectura desde su infancia y esto lo motivó a tener este pequeño negocio dentro de su hogar, el cual piensa ampliar en un futuro no muy lejano. Gracias a su esfuerzo ha creado una comunidad más grande de lectores en República Dominicana, porque el precio de los libros que vende, principalmente a adolescentes y jóvenes están por debajo de los RD$1,000.00. Por las redes sociales, especialmente Instagram, ha obtenido mayores ventas.