Dejar las aulas y ocultárselo a los padres

Listin Diario                              15 de Agosto 2017

Fénix Hernández
fenix.hernandez@listindiario.com
Santo Domingo
Para los padres es muy doloroso saber que sus hijos los engañan haciéndoles creer que estudian cuando en realidad no asisten a la escuela o universidad, sino que usan el tiempo y el dinero de la colegiatura en otras actividades.
Además de defraudar a sus padres, el joven sale perjudicado porque no avanza ni progresa.
La psicóloga escolar Ruth Díaz manifiesta que esta problemática depende de varios factores. El individuo podría hacerlo por represalia a los padres, ya sea emocional, física o instrumental.
“Pueda ser también que, si un joven le esconde a su mamá o su papá que no está estudiando probablemente no le importe su estatus académico”, comenta.
También puede ocurrir en casos en que los padres tienen altos estándares de calidad que los hijos no pueden suplir.
Engaño afecta la relación familiar y el historial académico 
Walker Tejeda obtuvo una media beca del Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (Mescyt) para estudiar medicina en la universidad. Sin embargo, la perdió cuando el trabajo le impidió mantener el índice académico mínimo requerido.
Por vergüenza, Tejeda ocultó lo sucedido a sus padres y durante un tiempo les decía que iba a asistir a un curso técnico cuando en realidad iba donde unos amigos.
“En el transcurso de los meses perdí mi trabajo, no pude seguir estudiando, hasta que me ví en la necesidad de obtener ayuda de mis padres y me arrepentí de esto, porque me daba cuenta que ambos salíamos perdiendo”, dice.
Al estudiante engañar a sus parientes, al no tener la suficiente supervisión, los padres pierden el control y al enterarse, se decepcionan, se frustran, porque esperan que éste vaya a la escuela o universidad a obtener la formación que les ayude a salir a flote en el futuro.
La psicóloga Catalina Mata de Pérez aclara que, cuando los jóvenes se arrepienten, lo hacen para no dañar la relación con sus padres, piensan que ellos son todo en su vida, al ser sus protectores y quienes le dan todo por el todo, esto les hace recapacitar y enderezar su proceder. “No les interesa estudiar, muchas veces por las malas influencias que se les atraviesan, y también dependiendo del exceso de confianza que le otorguen en su hogar”, comenta.
Recomendaciones
- No hacer lo que no le gusta a los padres.
- No decepcionar a los mayores.
- Pedir consejos para mantener una relación sana, potente y duradera.
Saber más: