“SIN VIDA”

Listin Diario                                                        11  de  Agosto  2017

  • “SIN VIDA”
CAROLINA CRUZ DE MARTÍNEZ
carolinacruzdemartinez@yahoo.com
 Instruir un niño en el camino a ser hombre no es cosa de dos días. Es una inversión de tiempo, recursos, energía, gracia, inteligencia y sabiduría. Es una decisión racional, consciente, de compromiso y dedicación. Es una acción que debe estar fundamentada en amor pues requiere constancia, paciencia y mucha perseverancia. 
Instruir a un niño en la carrera del béisbol en la actualidad es parte de un desafío. Antes los niños jugaban por puro amor al deporte, recreación, diversión y pasa-ratos. Quizás hoy un gran porcentaje de niños aún inocentes jueguen con ese mismo sentir, pero los padres han cambiado la perspectiva del porqué se practica esa disciplina.
La vida en un niño reside en dejarlo desarrollar sanamente en todas sus etapas. Es fácil atrofiar la vida emocional y mental de un pre-adolescente cuando se le omite o aceleran etapas que deben tomar su curso normal. El interrumpir las fases de desarrollo recreativo, lúdico y de entretenimiento de un niño por fases de semi-profesionalismo, competencia desleal y avaricia hará mermar áreas vivas que continuarán así hasta la adultez de esa vida. 
SIN VIDA: Hoy en día muchos de nuestros peloteros adultos tienen áreas emocionales y mentales muertas, inertes, sin vida, porque tuvieron que madurar a muy temprana edad y asumir roles que no le correspondían, pero que no había alternativa. Muchos de ellos se convirtieron en padres de familia antes de tiempo, de hermanos, primos, sobrinos, tíos, y tuvieron que llenar unos zapatos que aún les quedaban holgados. 
Otros desde pequeños crecieron con el sueño de llegar a ser, pero nunca fueron, y luego de pasar desde los 10 años hasta los 18 dedicando alma, mente y corazón al sueño, quedan semi-muertos, sin dirección ni proyección.
Otros que han manejado altos niveles de carga y presión desde temprana edad, pierden tanto la sensibilidad que llega un momento que caminan y se conducen como zombies sin vida: respiran pero no sienten, existen pero no viven. Muchos están en piloto automático viviendo por la moción del momento, respondiendo a las demandas y necesidades del entorno, pero vacíos e insatisfechos. 
BALANCE: Los padres de hoy en día deben administrar y conquistar el balance correcto para el manejo de sus hijos que quieran ser peloteros. Tanto las familias de procedencia humilde, como aquellas de clase media y alta, deben procurar no matar la vida de sus niños por buscarles un puesto en el profesionalismo. 
Los niños son seres humanos maleables, trabajables, que serán el producto de lo que se deposite en ellos. Si los primeros años de sus vidas se les va entre el sueño de ser los proveedores de sus familias, de ser los impulsores de la economía de sus comunidades, de ser la puerta de bienestar para otras vidas, el sueño de jugar el béisbol por pura pasión y amor queda sepultado debajo de las expectativas de todos menos de ellos. 
El béisbol seguirá siendo el deporte rey en esta hermosa isla de Quisqueya. Es menester que se traten estos temas pues todos queremos preservar la vida de nuestros atletas y ya hemos tenido muchas bajas en estas carreras. Si desde niños los empezamos a hostigar con matar sus áreas de desarrollo personal, de adultos tendremos hombres insatisfechos, cargados y saturados, con rastros de niños no desarrollados y adolescentes inmaduros. Dejemos que los niños sean niños y jueguen su beisbol por diversión y recreación. Ya les llegará el tiempo de asumir su rol de cabeza y proveedor. 
Hasta la próxima