Mermelada casera de tomate

Msn                                                                 11  de Septiembre 2017



© Proporcionado por Recetas de Rechupete
4 personas · Preparación fácil · 1,2 euro/persona · Tiempo de preparación: 120 minutos ·

Ingredientes

  • 1 Kg de tomates enteros
  • 125 g de azúcar blanco
  • 125 g de azúcar moreno
  • 50 ml de zumo de limón
Cómo hacer mermelada de tomate. Os presento una receta cuyo ingrediente principal es el tomate y que sirve como alternativa al gazpacho oal salmorejo, tan consumidos durante su época de recolección.Elaborar mermeladas caseras es una fantástica opción para comer sano ya que no llevan ningún aditivo, y es ideal si disponemos de tomates de casa ya que su sabor es mucho más intenso. Deben estar maduros y en excelentes condiciones, bien pelados y despepitados. Con esta receta podemos conservarlos durante más tiempo y saborearlos de una forma bastante original, se trata casi de una delicatessen, una auténtica mermelada casera de tomate.Se trata de una receta muy fácil de preparar, al igual que el resto de las mermeladas, pero te sorprenderá gratamente el delicado sabor que adquiere la mezcla final. Os recomiendo que la degustéis sobre una rebanada de un buen pan, está deliciosa acompañada de queso o de jamón serrano.Se puede aderezar con alguna hierba aromática como la albahaca. Os cuento que la he puesto en una cena con amigos, algunos no muy amantes del tomate, y les ha encantado. Espero que la disfrutéis.

Preparación del tomate para la mermelada

  1. Tenemos que pelar  y despepitar los tomates. Para conseguir que el tomate quede bien pelado lo ideal es darle unos cortes en la piel y escaldarlos un par de minutos. Así ésta sale prácticamente sola y no encontraremos restos. Una vez pelados los cortamos en cuartos y con la ayuda de un cuchillo retiramos la parte gelatinosa donde se encuentran envueltas las pepitas.
  2. Una vez realizado esto obtenemos, aproximadamente, la mitad de lo que hemos pesado inicialmente. En este caso teníamos 1Kg de tomates y hemos obtenido 500 g. sin piel ni pepitas.
  3. Lo cortamos en trozos no demasiado grandes, pero sin llegar a triturarlo, dejando los trozos del tamaño que queremos encontrarlos en la mermelada.
  4. Colocamos en un bol y añadimos la mitad de su peso en azúcar, mezclando al 50% de azúcar blanco y azúcar moreno. Lo dejamos reposar 1 hora.
  5. Cortamos el limón, lo exprimimos y separamos 50 ml. que añadiremos a la mezcla. Reservamos.

Preparación de la mermelada de tomate

  1. Removemos para mezclar bien los ingredientes, colocamos en una olla y encendemos el fuego. Lo mantenemos 10 minutos a fuego lento. Consumido ese tiempo añadimos el zumo de limón y dejamos que hierva sobre 5 minutos.
  2. Finalmente bajamos el fuego y así lo dejamos unos 40 minutos más, removiendo de vez en cuando para evitar que se pegue.
  3. La mermelada está lista cuando quede poco líquido, no dejamos que se seque completamente ya que al enfriar espesa un poco y podría quedar demasiado dura.
  4. Echamos la mermelada muy caliente en tarros de vidrio bien lavados en el lavavajillas o si preferimos, hervidos previamente, apretamos bien la tapa y ponemos los botes boca abajo para lograr el vacío. Tanto los recipientes como las tapas deben estar perfectamente secos en el momento del envasado. No recomendamos botes demasiado grandes (lo ideal es entre 250 y 500 ml) ya que una vez abiertos, al entrar en contacto con el aire, su contenido se puede estropear si no se consume en cierto tiempo.
  5. Los dejamos así durante una noche antes de colocar el bote en posición normal y guardar.
  6. Cuando se han enfriado los conservamos en la nevera. La duración aproximada es de 2-3 meses.

Conservación de la mermelada

  • Con las tapas y los botes bien limpios y esterilizados. Los llenamos en caliente, los tapamos y les damos la vuelta. Los dejamos boca abajo durante varias horas.
  • De esta manera, con el calor interno y el peso de la mermelada, se creará un vacío para lograr la conservación. Con este método os durarán varios meses en buen estado.
  • Otro método más duradero es introducir los botes en una olla grande con agua hirviendo. Los mantenemos al “baño maría” durante 25-30 minutos, y luego dejamos que se enfríen dentro del agua.
  • Un buen truco es colocar un trapo en la base de la cazuela para que asienten en el fondo. Así evitamos que no se muevan los botes durante el proceso. Podréis conservarlos un año e incluso más.
  • De cualquier manera, es bueno colocarles una etiqueta/pegatina indicando el tipo de mermelada y la fecha de elaboración. Para evitarnos luego consumirlas muy pasadas de fecha.
  • En resumen: Si queremos que la mermelada nos dure muchos meses debemos realizar el proceso de esterilización; primero de los botes vacíos y después una segunda esterilización con la conserva ya preparada. Pero con los pasos indicados en la preparación será suficiente para asegurar una buena conservación.