¿Que tamaño tiene la grandeza?

Listin Diario                                                           12  de Septiembre 2017


  • ¿Que tamaño tiene la grandeza?
Yoel Adames F.
yoel.adames@listindiario.com
Alguien muy sapiente dijo en una ocasión que del boxeo nadie sale ileso, que aun abrazando el retiro con un récord inmaculado entre las manos y bajo miles de aplausos, hasta esos escasos héroes, tuvieron momentos de angustias en algún round, cayeron a la lona o vieron su sangre correr por su cara... Otros, como el caso de Rocky Marciano, estuvieron perdiendo en las tarjetas de los jueces de forma amplia y luego dieron el “manazo” para salir airosos por la vía del nocaut; pero no se fueron limpios.
Eso indica que el tamaño de la grandeza también tiene un límite todavía cuando salgamos por la puerta grande y ancha de no conocer la derrota; otros, como el japonés Yoko Gushiken y el dominicano Joan Guzmán, con pocas peleas, pero muy coloridos, al menos mordieron el polvo de la derrota una vez.
El sábado fue el paredón de Román González, el orgullo de Barrio Esperanza, en Managua, Nicaragua. ¡Ah!, ¿no lo conoce? El Chocolatito. El chico que empezó a esculpir con sus propias manos Alexis Arguello y que en un momento dijo que sería mejor que él, primer latino con tres coronas del mundo diferentes, dio en el blanco porque González se convirtió en uno de los pocos latinos con 4 cetros universales (paja, minimosca, mosca y supermosca), pero como Roberto Durán, Arguello, Wilfredo Benítez, Wilfredo Gómez, Julio César Chávez y muchos otros, chocó de cabeza con su techo.
Luego de ganar cuatro fajas de categorías diferentes el Chocolatito se derritió ante el tailandés Wisaksil Wangek, con quien le habían robado en marzo pasado su faja con una votación de los jueces en el Madison Square Garden. Ahora, el sorprendente titular oriental limpia su nombre con este nocaut aparatoso, fulminante, en cuatro rondas en el Carson Center, en California.
Durante cerca de 100 años de boxeo con guantes nadie había gobernado cuatro divisiones, pero la proliferación de pesos en pequeñitas porciones, primero con la creación de las categorías “Juniors”  y luego con las: paja, supermediana y crucero, el boxeo se elevó de las ocho divisiones originales (mosca, gallo, pluma, ligero, welter, mediano, semipesado y pesado) a un total de 17, facilitando la hazaña, no obstante, es difícil lograrlo y si lo hace, paga el precio en el camino.
Chocolatito le llegó el recibo y era muy alto, su físico no es para combatir en las 115 libras, todos sus rivales lo superan en lo corporal e incluso en pegada, y es posible que opte por el retiro antes que volver a otra división menor.
CUADRAS: Exactamente un año de ganar el cetro de las 115 libras tenía Román, lo hizo a costa del olímpico Carlos Cuadras, quien el sábado también tuvo una desafortunada actuación ante su compatriota y mejor dotado, Juan Francisco Estrada, el Gallito Estrada, quien le dio una cátedra de buen boxeo. Cuadras, a pesar de su buen físico, casi de un peso pluma, nunca estuvo al nivel de Estrada, un peleador subestimado, pero con mucho talento y con experiencia de rey universal. Así que los dos rivales que buscaban ganar para medirse en una revancha titular, cayeron la misma noche; Román quedó tendido en un largo sueño en la cuarta ronda, pero Cuadras los jueces lo vieron perder 114-113 en las tres tarjetas, yo vi una diferencia de tres puntos, 115-112.
CANELO VS GGG: Será ya este sábado y debo reiterar lo que he venido escribiendo por algunos años, este es un excelente combate para el boxeo, pero son dos peleadores muy diferentes, uno llevado muy cómodo y otro que vino desde Europa a medirse a cualquiera de los reyes de América y así lo ha hecho. El mexicano tiene una juventud y fortaleza que intimida, ha crecido mucho luego de la vergüenza sufrida ante Floyd Mayweather Jr. en 2013, cuando era un joven sin experiencia; pero aun no ha tenido un hombre de la fortaleza y la determinación de Gennady Golovkin (37-0, 33KOs.) en la esquina del frente.
Golovkin lo supera en experiencia y también en asimilación, es un hombre capaz de soportar, asimilar castigo, incluso ha sido capaz de levantarse de la lona a ganar por nocaut en ese mismo round... y tiene la ventaja de que combatirá en su división natural, en el peso medio, Canelo viene subiendo.
Como factor muy determinante es bueno recordar que el azteca utiliza su potencialidad en combinaciones de golpes, especial con sus potentes ganchos al hígado; GGG cambia la página con un solo impacto. El pleito no tiene espera ni excusas, este sábado en el T-Mobile de Las Vegas se verá quien es el mejor; a nuestro juicio, el kazajo Golovkin se llevará el triunfo por cualquier vía. El ha dicho claro: “Yo no soy Julio César Chávez Jr., ni Canelo es Daniel Jacobs”, independiente de lo que ocurra el sábado esta es una gran verdad que tiene que ver con las dos últimas presentaciones de ambos, que llegaron al límite pautado; GGG dice que no es tan mal boxeador como Chávez Jr., pero que Canelo no es tan bueno o peligro como Jacobs, yo lo creo asi.