Una hamburguesa extra por menos de un euro, unos aros de cebolla gratis si pides un menú grande o convertir el menú normal en extragrande por apenas unos céntimos más. Todas estas ofertas son habituales en muchos locales de comida rápida en todo el mundo.
Un reciente estudio publicado en Reino Unido ha demostrado que estas estrategias comerciales aumentan los índices de obesidad y sobrepeso, ya que empujan a los consumidores a ingerir más calorías de las que tenían planeadas.
En 2004 el cineasta norteamericano Morgan Spurlock protagonizó el controvertido documental Super Size Me, en el que el propio Spurlock se tenía que alimentar durante 30 días exclusivamente en una famosa cadena de restaurantes de comida rápida. Una de las condiciones de la prueba era que no podía rechazar ninguna de las ofertas que le hacían los dependientes, siempre destinadas a añadir extras o a aumentar el tamaño de las raciones, algo conocido en el mundo anglosajón como upselling
Ahora, los resultados de un estudio elaborado por la Real Sociedad para la Salud Pública (RSPH, por sus siglas en inglés) muestran que una persona termina gastando un 17% más de lo que tenía pensado y consume un 55% más calorías de las planificadas inicialmente por culpa de las ofertas de upselling
"Casi todo el mundo se ha sentido presionado a comprar calorías adicionales a través del upselling
"El problema es que estas ofertas de mayor cantidad por bajo precio casi nunca son de alimentos saludables", explica a eldiario.es
El informe también señala que los jóvenes de 18 a 24 años son los más propensos a caer en las estrategias de upselling
No es la primera vez que un estudio alerta de los efectos de este tipo de estrategias comerciales. En una revisión de 72 estudios publicada en 2015
Sin embargo, la mayoría de los países de altos ingresos se muestran reacios a aplicar medidas regulatorias al mercado alimentario o aplicar impuestos a las comidas menos saludables, tal y como ha indicado un grupo internacional de científicos en un estudio global sobre obesidad infantil publicado con motivo del Día Mundial de la Obesidad.

En España solo hay un código de autorregulación

La Unión Europea no establece una regulación específica sobre este tipo de estrategias de marketing y en España solo hay un código de autorregulación al que se pueden unir las empresas del sector alimentario. Dicho código, llamado PAOS
Aún así, pese a la ausencia de una ley formal que regule este tipo de estrategias comerciales, "fomentar el consumo de alimentos insanos de forma inmoderada es una conducta claramente atacable desde el punto de vista legal", afirma el experto en responsabilidad civil derivada de la actividad comercial, Francisco Ojuelos. "Aunque el Código PAOS no es una norma jurídica, sí puede ser invocada ante los Tribunales, porque complementa la legislación en virtud de lo dispuesto en el artículo 46 de la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición"