Promociones colegiales se adueñan de la secundaria

Listín Diario                                                                                       17 de Octubre 2017


Marta Quéliz
martha.queliz@listindiario.com
Santo Domingo

Promociones colegiales se adueñan de la secundaria
Desde que comienzan a cursar el tercer grado de la secundaria, los estudiantes se aprestan a desarrollar diversas actividades prorecaudación de fondos. El motivo es único: quieren acumular recursos para celebrar por todo lo alto su graduación.   
Son aproximadamente dos años que duran trabajando para lograr el propósito. Unos utilizan los fondos para hacer una gran fiesta final, mientras que otros prefieren irse a un resort de fin de semana para despedir con broche de oro su paso por el bachillerato y dar la bienvenida a la nueva etapa universitaria.
El sociólogo Juan Mejía López ve con buenos ojos que se realice este tipo de actividades. Desde su punto de vista, ello ayuda a una mejor congregación de los alumnos, sobre todo en estos tiempos en los que está tan de moda el famoso ‘bullying’. “Realmente a mí me parece una buena forma de permitirles a los estudiantes que por su propio medio consigan lo que gastarán en su graduación”, puntualiza el experto.
Manifiesta que en los tiempos que estudió no se realizaba este tipo de actividad, y que lo que se hacía era que quien se graduaba y quería celebrarlo lo hacía por su cuenta o se juntaba con otros amigos de la promoción para festejarlo de manera sencilla.
Los tiempos han cambiado y por supuesto, la vida escolar también, comenta justificando las monstruosas producciones que algunos estudiantes hacen para su promoción. “Es todo un montaje, con su temática, y sacrificio en tiempo y dinero que hacen esos muchachos. Eso los une más, los ayuda a poner en práctica su talento, su capacidad de integración, su solidaridad y por qué no, su destreza en la organización de eventos, pues tienen que emplearse a fondo”, describe quien además es maestro de Ciencias Sociales de un centro educativo.
A su consideración se suma la psicóloga Mary Dilia Campusano, orientadora escolar. Para ella es una gran satisfacción ver cómo año tras año los chicos buscan superar la promoción anterior. “Para ello, hacen esfuerzos indecibles que los compromete a ellos y a sus padres. Eso es algo bien bonito, pues nos hemos dado cuenta que es como una especie de competencia sana que contribuye al fortalecimiento de sus relaciones como compañeros y a la de su familia con los maestros y directivos de los centros”, comenta.
Campusano expresa que en los últimos años ha crecido la fiebre por tener la mejor promoción, y que la pauta la traza el lanzamiento que hacen en los primeros meses del año para revelar el nombre escogido y disfrutar de la famosa ‘fuga’. Sobre esta explica que, consiste en que luego de presentar su espectáculo, los alumnos se van a un paseo y dejan sellado el momento que los identifica como un grupo. Gabriela María, de una promoción del 2015 dice que fue lo mejor que le pasó durante sus años de escuela. “Fortalecí vínculos con mis compañeros, conocí nuevos y acepté a otros con los que no tenía buena relación”, señala.