Dominicanos en Serie Mundial

Listin Diario                                                                                   04 de Noviembre 2017


Tony Piña Cámpora
tonypiñacampora@gmail.com

Dominicanos en Serie Mundial
La entrada a relevar de parte de Francisco Liriano por los Astros en el sexto juego de  la recién finalizada Serie Mundial, impidió que se detuviera la cadena de eventos de esta naturaleza con la participación de un dominicano, que ahora llegó a la decimo octava. La última vez que se efectuó este certamen sin la intervención de un criollo fue en 1999, al los Yanquis barrer a los Bravos.  
Apenas en el 2015 se estableció la marca de mayor cantidad de nativos participando en el llamado Clásico de Otoño, cuando tanto los Reales como los Mets colocaron en el terreno a cinco de ellos.  
La historia de los dominicanos en Serie Mundial se inició en 1962 cuando Juan Marichal y los hermanos Felipe y Mateo Alou eran parte del elenco de los Gigantes de San Francisco que rivalizaron con los Yanquis en un combate que llegó al máximo de siete enfrentamientos finalizando favoreciendo a estos. Desde entonces, un total de 108 dominicanos (incluyendo a Liriano) han tenido de alguna manera presencia en ese escenario, muchos en un marco de estelar.  
El  primero en actuar con esplendor fue Julián Javier, intermedista de los Cardenales en los años sesenta. Participó en cuatro series, una con los Rojos, y al llegar al retiro había logrado un promedio de bateo de .333 en 19 juegos, agregando galas defensivas paradigmáticas.  En los años setenta los Rojos fueron unos perennes participantes en pos-temporada con el apoyo de César Gerónimo en el bosque central y Pedro Borbón como lanzador de relevo. En dos ocasiones, 1975 y 1976, obtuvieron la corona.  
Galardones
Cuatro dominicanos han alcanzado ser reconocidos como Jugador Más Valioso del evento. Pedro Guerrero con los Dodgers en 1981 compartió el premio con Steve Yeager y Ron Cey, pero cuando se analizan los acontecimientos se torna evidente la mayor importancia del aporte de Guerrero. Los Dodgers perdieron sus dos primeros compromisos frente a los Yanquis fallando el nativo en siete ocasiones, pero ganaron cuatro consecutivos gracias a que disparó siete inatrapables en catorce veces, incluyendo dos jonrones claves.  
En 1990 José Rijo con los Rojos  obtuvo el galardón gracias a un par de dominantes salidas frente a los Atléticos y ya en este siglo, con los Medias Rojas, Manny Ramírez en 2004 y David Ortiz en 2013 recibieron el honor.  
En otras ocasiones la gracia de los responsables en decidir el ganador de este premio no se ha inclinado hacia dominicanos que realizaron una labor fundamental para que su equipo recibiera el laurel de la victoria. Fue el caso de Joaquín Andújar con los Cardenales en 1982 quien, en las dos aperturas que realizó frente a los Cerveceros los condujo al triunfo logrando PCL de 1.35 y 0.83 de WHIP en 13.1 episodios. No obstante fue elegido JMV el receptor Darrell Porter quien disparó para promedio de .286 con un solitario cuadrangular.
Algo similar aconteció en 1997 cuando Moisés Alou desató un ataque que condujo  a los Marlins a la victoria frente a los Indios, conectando tres cuadrangulares y remolcando nueve anotaciones con porcentaje ofensivo de .321, siendo sin embargo favorecido con el reconocimiento el lanzador Liván Hernández, al que se le registraron dos triunfos, gracias al aporte de jonrones de Alou, pues su PCL fue de 5.25, cediendo diez bases por bolas en  los trece capítulos que pudo completar.   
En los 55 años que han transcurrido desde el debut dominicano en ese escenario el más destacado ha sido David Ortiz. Además del señalado premio de 2013, encabeza el centenario cuadro histórico de estos eventos en promedio de bateo con .455, OBP de .576 y slugging de .795, entre los que han agotado un mínimo de cuarenta apariciones al plato.  
En ese sentido, entre los lanzadores, el trabajo más apreciado ha sido el de Juan Guzmán en las series de 1992 y 1993 con los Azulejos de Toronto. Completó veinte episodios en tres aperturas logrando PCL de 2.70, ponchando a 19 de los 85 bateadores que enfrentó.