Economía mundial se recupera pero endeudamiento preocupa

Listin Diario                                                                                     29 de Noviembre 2017

El organismo mantiene para 2017 el incremento del 3.6% y eleva la perspectiva para 2018 al 3.7%.

La economía mundial confirma su recuperación, con mejoras del PIB del 3.6% en 2017 y el 3.7% en 2018, aunque no de manera “sólida ni integradora” en un contexto empañado por el elevado endeudamiento de los hogares y las empresas no financieras, alertó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, advirtió ayer al presentar el informe semestral de Perspectivas que aunque el impulso actual es “positivo”, en 2019 se espera una desaceleración, hasta el 3.6%. “El crecimiento todavía debe ser más inclusivo y más sostenible a nivel medioambiental”, dijo el representante de ese organismo con sede en París, para quien el alto nivel de deuda de los hogares de cierto número de economías avanzadas y el lento avance de la productividad son algunas de las preocupaciones. Su economista jefe, Catherine Mann, apostó por implementar reformas en favor de una mayor productividad y salarios más altos, y por desarrollar una estrategia “integrada” que permita un equilibrio entre la necesidad de garantizar el crecimiento y de reducir los riesgos en el sector financiero. La OCDE aboga por reformas económicas que faciliten el comercio internacional, reduzcan los impuestos en las empresas y fortalezcan el sector privado para que este ejerza “el rol que le corresponde” en la mejora de la economía. Su informe atribuye la mejora de las perspectivas semestrales a las políticas de estímulos y recuerda que la progresión del producto interior bruto (PIB) no era tan alta desde 2010, después del comienzo de la crisis global. El organismo mantiene para 2017 el incremento del 3.6% avanzado el pasado junio y eleva la perspectiva para 2018, del 3.6% al 3.7%. A pesar de este aumento, la OCDE aclara que aún no se han alcanzado los niveles de renta percápita registrados antes del estallido de la crisis, en 2008. Las variaciones más positivas de sus proyecciones respecto a las del verano son de nuevo para la zona euro, con un aumento del 2.4% en 2017 (tres décimas más que en junio) y del 2.1% en 2018 (dos más). Hay una leve mejora de una décima en las perspectivas para Estados Unidos (2.2% en 2017 y 2.5% en 2018). Los indicadores del Reino Unido confirman su tendencia a languidecer en 2017 y un leve repunte de dos décimas en 2018, hasta el 1.2%.