Empinado e imponente: casco antiguo de Ibiza

Listin Diario                                                                                     29 de Noviembre 2017
  • Empinado e imponente: casco antiguo de Ibiza
    Muralla. Baluarte de Sant Pere hacia el Portal Nou.
  • Empinado e imponente: casco antiguo de Ibiza
  • Empinado e imponente: casco antiguo de Ibiza
Carmenchu Brusiloff
Santo Domingo
A lo largo de parte del litoral de la ciudad de Ibiza (Eivissa o Vila), dos perspectivas se contemplan: las límpidas aguas turquesas del mar Mediterráneo y la silueta del empinado e imponente casco antiguo: Dalt Vila o antigua ciudadela. Es como si la naturaleza y la arquitectura se hubieran dado de la mano para proyectar un impresionante panorama. Adentrarse por las históricas calles es empero fatigante. Hay que subir y subir para visitar el recinto del conjunto histórico monumental. Son cuatro las puertas de acceso en las impresionantes murallas renacentistas: la principal, Portal de Ses Taules, Porta des Palomar, Portal Nou y Portal des Soto Fosc.
Con mi hijo Alexis me acerco por el extremo noroeste del recinto subiendo peldaño a peldaño la ancha escalinata que conduce hacia el Portal Nou en el Baluarte de Sant Pere que fue, de los baluartes, el más complejo en su construcción debido al pronunciado desnivel. A la entrada del túnel, en cuya parte superior resalta el escudo de la corona de Aragón sobre un arco de medio punto, nos recibe una muy conocida melodía: Bésame mucho. ¡Qué extraño!, me digo. Al buscar con la mirada descubro en un rincón un músico solitario. Resulta relajante pero sorprendente escuchar música romántica en este espacio amurallado. En este instante, no imagino cuánta energía he de necesitar para recorrer gran parte del recinto.
No llevamos plano alguno de Dalt Vila y pocas señales encontramos en el trayecto que iniciamos en el Portal de las Aguaderas y la Plaza del Sol, rodeada de varios cafés donde la decoración incluye numerosos y atractivos canastos con frutas. Más arriba, en un muro de piedra que se levanta como parte de unos escalones también en piedra, pequeñas letras junto a una flecha indican el camino hacia la Catedral y los museos. Poco después, a un lugareño preguntamos por dónde es menos inclinada la ruta para llegar hasta dicho templo. Nos da su parecer. Le hacemos caso.
La subida es, no obstante, sumamente inclinada. Me pregunto cómo serán las otras. En la esquina de las calles Santa Faz con Sant Josep destaca la iglesia del Hospitalet, a la cual hoy día acuden los fieles ortodoxos. En esta vía se conserva un tramo de la muralla medieval y dos torres. En los balcones de las casas del entorno hay mucha ropa tendida. Sin embargo, no perturban la ambientación. Diríase incluso que dan un toque pintoresco. Al fin y al cabo son residencias sin patio.
Proseguimos por Santa Faz, donde está la antigua residencia de los jesuitas o antiguo seminario, y alcanzamos la calle Conquesta, que anteriormente se llamaba Carrer de San Cristofol, donde un muro atrapa nuestra curiosidad. Es que en él hay numerosas manos estampadas en cemento. Nos acercamos para averiguar de quiénes son. AhÖ pertenecen a celebridades del mundo del cine en España. Es una especie de Paseo de la Fama pero en pared y no sobre el pavimento. La vivienda a su lado dice Palacio Ibiza. Da la impresión de haber sido un pequeño hotel que está cerrado. En la calle, junto a una casa, hay un tendedero de ropa secándose al aire.
Cuesta arriba continuamos paso a paso por los escalones. No hay carteles que indiquen dónde estamos ni hacia dónde se levanta la Catedral. De pronto, de un motor se apea el cartero. Acudo a él con rapidez antes que entre a un zaguán. ¿Dónde está la Catedral? ‘Señora, encima. Tiene que subir’. Ni modo. ¡A seguir subiendo!
De interés
- Las murallas renacentistas de Dalt Vila fueron construidas para defender la ciudad de los constantes ataques, especialmente de piratas berberiscos. Se terminaron de levantar en 1585. En 1999 fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad.
- Antes de estas murallas existieron las murallas medievales construidas por los árabes, pero dejaron de ser efectivas cuando se generalizó el uso de la artillería.