Fiebre de Lettering

Listin Diario                                                                                   09 de Noviembre 2017


Jaclin Campos
Santo Domingo

En el mundo de los celulares inteligentes con cámaras integradas y dictado por voz, escribir con lápiz y papel podría parecer una habilidad en peligro. Pero no, no es así.
La escritura manual está más de moda que nunca gracias a la fiebre por el lettering, una disciplina cuyos aficionados describen sencillamente como el arte de dibujar letras.
Palabras llenas de ángulos y ornamentos caracterizan este arte que, además de entretener y relajar a quien lo ejecuta, cultiva su creatividad e imaginación.
Juleisy Tejada, quien imparte talleres de lettering, dice que este permite jugar con la diversidad de tipografías que existen y complementarlas con otros detalles.
“¡El lettering no tiene límites!”, afirma de su lado Inés Sofía Tejada, quien personaliza artículos con letras dibujadas a mano.
Al dibujar las letras puedes dar rienda suelta a tu creatividad para combinar colores, diferentes formas y tipos de letras. Además, puedes decorar con ornamentos, banners, dibujos… Con la salvedad, eso sí, de que las letras no solo sean atractivas, sino también legibles.
De moda
La moda del lettering es relativamente reciente en el país, pero va ganando cada vez más adeptos. Y, según las entrevistadas, hay buenas razones para ello.
Inés Sofía considera que, en un mundo donde todo está etiquetado, el lettering brinda la oportunidad de experimentar y crear piezas únicas a mano, “dando un toque más humano a las cosas”.
Juleisy tiene una opinión similar. Dice que se puede usar para agradar a los seres queridos con algún detalle personalizado y que, amén de esto, tiene un campo de aplicación muy amplio.
Encontrarás estas hermosas letras en cuadros, paredes, tarjetas, tazas, cojines e incluso en formato digital. “Es una manera muy animada, divertida y creativa de plasmar las palabras”, añade.
Más que un pasatiempo
Si bien se sumergieron en este mundo por gusto personal, tanto Inés Sofía como Juleisy han encontrado en él algo más que un entretenimiento.
La primera cuenta, por ejemplo, que empezó a hacer lettering como pasatiempo y luego sus amigos comenzaron a pedirle que personalizara para ellos artículos como sobres para invitaciones, letreros, tazas y piezas decorativas. “Y así el simple pasatiempo se fue convirtiendo en una labor que me encanta”.
No pocos aficionados a esta disciplina generan ingresos económicos con la venta de los productos que decoran.
¿Cómo empezar?
Desde un lápiz o bolígrafo hasta marcadores, pinceles o tiza sirven para comenzar. Fuera de esas herramientas, lo más importante es practicar mucho y estar dispuesto a aprender constantemente.
“Como todas las artes manuales, la práctica es indispensable”, enfatiza Inés Sofía.
Muchos se preguntan si hay que escribir bonito para hacer lettering. “¡Para nada!”, coinciden en responder ambas entrevistadas.
Juleisy recuerda que cuando haces lettering estás dibujando y no propiamente escribiendo.
“Sí es una disciplina que se desarrolla, y no es imposible para nadie -comenta-. ¡Ni siquiera para los médicos!”.