La salud y el amor hacia uno mismo

Listin Diario                                                                                   07 de Noviembre 2017


Santo Domingo

La salud y el amor hacia uno mismo
Cuando uno tiene problemas serios de salud y siente que su vida está bien comprometida, es cuando uno toma conciencia de que debe hacer un cambio en su vidaÖ. su alimentaciónÖsu estilo de vida... y tiene que decirse: “Como yo me amo y amo a mis seres queridos, debo cambiar mi estilo de vida, debo comer mejor y sano, debo hacer ejercicio y, sobre todo, debo quererme a mí mismo y cuidarme, primero por mí y luego por mi círculo familiar”.
Quererse a uno mismo significa ser honestos y comprometernos con nuestra vida, en todas sus áreas.
El mensaje que quiero emitir es muy claro: para tener una buena salud física debemos tener una buena salud mental y emocional. Hay que darle al cuerpo la importancia que tiene y esto hay que entenderlo desde una perspectiva integral que ha de englobar una alimentación sana y disciplinada, un espacio para el ejercicio físico, una adecuada atención a la estética y a la belleza y, por supuesto, un tiempo para relacionarse consigo mismo (a través de la relajación, el descanso, los pasatiempos) para compartir con la familia y los amigos.
La manera como nos alimentamos responde a un aprendizaje inconsciente que hemos transformado en hábito, como la mayoría de los actos que realizamos. Por ejemplo, no puedo dejar de comer hasta que el plato esté vacío, si me siento triste voy a tomar un helado, me debo premiar con un dulce por hacer algo bien, brindamos con alcohol y un aperitivo lleno de fritura en los cumpleaños. No pensamos si hemos saciado el hambre o no, eso no importa. Si analizamos, todo esto es un aprendizaje en respuesta a un mandato recibido reiteradamente cuando éramos niños.
Triste es hacer todo esto cuando ya sabemos que empezamos a tener enfermedades asociadas con la edad, el sobrepeso o el abandono; pero no es tarde, es bueno hacer cambios aunque sean pequeños, pues a la larga nos ayudarán.
Cambio de mentalidad
En lugar de justificarnos o echar la culpa de todo esto a nuestros padres o la educación, es bueno que comprendamos que vivimos en un país de origen hispano donde se le da mucha importancia a la alimentación y la comida, a los niños gorditos y rojitos, y las grandes celebraciones se hacen a base de comidas fastuosas y fabulosas.
El arreglar los problemas comiendo, visitar a los enfermos y llevarles un dulce, recibir visitas y brindar algo de comer aunque no sea la hora apropiada, el pasarnos la tarde viendo TV, en lugar de irnos a dar un paseo y el planificar viajes alrededor de la gastronomía... Todo esto viene en nuestra cultura.
En los últimos años es cuando se habla de la salud, la alimentación y la estabilidad mental, por eso a los que pasamos los 40 años se nos hace difícil integrar en nuestros hábitos todos estos cambios, pues nuestra educación primaria fue diferente, pero debemos analizarlos e ir realizándolos en nuestra nueva forma de vida.
Cuidemos nuestros hábitos alimentarios, nuestra salud física y nuestra salud emocional. Amémonos más a nosotros mismos, no hagamos los cambios por el qué dirán, hagámoslos solo por nosotros, para nuestro beneficio personal, en el fondo es amor hacia todos.