Las Estrellas pisan fuerte, Tigres dientes de leche

Diario Libre                                                                                    02 de Noviembre 2017


Las Estrellas Orientales han hilvanado este año una racha de cuatro triunfos en línea y una de tres. No han perdido dos en línea y en los primeros 13 juegos exhiben un récord de 9-4.
Los Orientales han coronado esa vuelta exitosa anotando 56 carreras para un promedio de 4.3 por desafío con 110 hits, 8.4 por juego. En tanto su pitcheo en ese período le han cruzado por la caja registradora 35 carreras limpias, con 95 hits, para una efectividad de 2.35. Y agarránse un WHIP de 1.14.
Las señales que salen del Tetelo Vargas, donde tienen récord de 4-2 es que hay que contar con los Verdes después del 21 de diciembre, porque están marchando con pisadas fuertes.
Dean Treanor, como buen Policía, conoce la Pradera Oriental, ya que en el 2010-11 se puso con los Toros la corona de campeón.
El pitcheo de los Tigres del Licey está más flojo que un diente de leche. Luego de 13 fechas y récord de 4-9, ha facturado en 113.1 episodios, 118 hits permitidos y 43 bases por bolas. O sea, que 161 corredores le han llegado a la inicial para un WHIP de 1.42.
Una muestra de ese pobre dominio de los pitchers, salvo Onelki García y Jair Jurrjers que han metido todo el brazo, es que de las 68 vueltas permitidas, 48 carreras son limpias, para la peor efectividad del torneo con 3.81. Y para colmo 25 de esas carreras han cruzado el pentágono fruto de bases por bolas, errores, wild pitches y passed ball.
Otro reglón que debe mejorar es la defensa, esos 22 errores pesan demasiado.
Dominio mamey: Las Aguilas Cibaeñas dominan en bateo colectivo con promedio de 259, producto de 114 imparables en 440 turnos oficiales, con 17 dobles, nueve jonrones, con 43 impulsadas, 28 bases por bolas negociadas y 89 ponches recibidos.
Un día como hoy:1958, Buda Capellán, conectó un cuadrangular en el noveno episodio para impedir que las Águilas Cibaeñas fueran blanqueadas por las Estrellas Orientales en partido donde los Orientales jugó como local en el Estadio Cibao llevando el triunfo 8x1. En el primer episodio los Paquidermos fabricaron un espeso rally destacándose un jonrón con las bases llenas disparado por Alonzo Perry a un envío del relevista aguilucho George O’Donnell. Este fue el tercer gran slam de Perry en el béisbol dominicano, dos los había logrado en los torneos del béisbol de verano entre 1951 a 1954.
2001, el bateador designado Israel Alcántara, de los Tigres de Licey, conectó jonrón para ayudar al zurdo Carlos Pérez en la victoria de 8x3 ante las Águilas Cibaeñas, en el duelo cumbre entre los más encarnizados rivales Andy Abad bateó de 4-3 con dos carreras anotadas.