Movilidad: la herramienta para ser un corredor sano

MSN                                                                                                      08 de Noviembre 2017

GUÍA PARA UNA RUTINA BÁSICA DE MOVILIDAD PARA CORREDORES
* Frecuencia: 3 veces por semana, como mínimo.
* Material: rodillo de espuma (roller foam), un palo y una pelota de lacrosse o de masoterapia.
* Rutina de ejercicios (1 minuto en cada uno):
-Haz rodar la bola de masoterapia debajo de cada pie, localizando los puntos conflictivos y aplicando presión.
Muchos expertos restan relevancia a los estiramientos, al mismo tiempo que destacan la importancia de la movilidad y su influencia en el mantenimiento de la salud deportiva y la mejora del rendimiento.© Motorpress Ibérica Muchos expertos restan relevancia a los estiramientos, al mismo tiempo que destacan la importancia de la movilidad y su influencia en el mantenimiento de la salud deportiva y la mejora del rendimiento.
-Pasar el palo de masaje por detrás de los gemelos; si notas alguna contractura, pasar por la zona más lenta y profundamente con el palo o la pelota.
-Tumbado boca abajo, apoya los muslos sobre el rodillo y rueda sobre el mismo lentamente.
-Rodar con el rodillo sobre la banda iliotibial que se extiende desde la cadera hasta la rodilla por la cara externa del muslo.
-Rodar con el rodillo sobre los isquiotibiales lentamente.
-Rodar sobre la cadera y los lumbares con el rodillo o con la pelota para liberar tensiones en los glúteos.
*Mejorar la movilidad no sólo implica una rutina de ejercicios post-entrenamiento, sino también introducir una serie de cambios en nuestros hábitos:
-Caminar descalzo siempre que nos resulte posible: en casa, en el gimnasio, cuando hacemos ejercicios de movilidad, al final de alguna sesión de carrera…
-Hacer ejercicios de contracción-activación de nuestro core en nuestra vida cotidiana (cuando estemos sentados, de pie...) para estabilizar la columna y mantener nuestras piernas en posición correcta.
-Reduce al máximo estar sentado. Cuando esto no sea posible, intenta levantarte de forma periódica para hacer algún ejercicio de movilidad o aprovecha para presionar con una pelota de masoterapia los isquiotibiales y las caderas mientras estás sentado.