Parlamento rechaza juicio

Listin Diario                                                                                   08 de Noviembre 2017


EFE
Caracas

Parlamento rechaza juicio
El Parlamento venezolano rechazó en su sesión de ayer el allanamiento de la inmunidad parlamentaria a su vicepresidente, el diputado Freddy Guevara, que se refugió este fin de semana en la embajada de Chile tras anunciar el Tribunal Supremo su enjuiciamiento por delitos de “instigación pública”.
Con la ausencia ya habitual de los legisladores oficialistas, la mayoría absoluta opositora declaró por unanimidad “nula” la decisión tomada el lunes por la plenipotenciaria Asamblea Nacional Constituyente, que, a petición del Supremo, retiró a Guevara su inmunidad allanando el camino así para un juicio en su contra.
Como se recuerda en la resolución adoptada, la potestad para allanar la inmunidad de un diputado corresponde únicamente al propio Parlamento, por lo que la Constituyente -un suprapoder instaurado por el oficialismo en agosto- “incurrió en usurpación” de funciones al pronunciarse sobre este asunto.
Guevara habría cometido los delitos que se le imputan entre abril y agosto pasados, al convocar junto con otros líderes opositores las manifestaciones contra Maduro que se saldaron con más de 120 muertos en disturbios violentos y enfrentamientos entre ciudadanos y fuerzas del orden.
El proceso iniciado contra Guevara ha sido criticado como un nuevo atropello al Estado de Derecho en Venezuela por la Unión Europea (UE), Estados Unidos (EEUU) y los países de más peso de América Latina.
Un total de 23 representantes diplomáticos de algunos de estos Gobiernos - entre ellos EEUU, España, Alemania, Italia, Brasil, Colombia, México, Argentina y la UE- reafirmaron su respaldo a Guevara y al Parlamento con su presencia hoy en el pleno en el Palacio Federal Legislativo.
“Ustedes, al igual que nosotros, conocen el drama que vive Venezuela y esperamos que en los próximos meses se dé un desenlace positivo”, dijo el presidente del Parlamento, Julio Borges, dirigiéndose a los embajadores y diplomáticos que allí se encontraban.