Elmetabolismo es algo curioso: a todos nos suena pero, en realidad, pocos sabemos lo que significa. Se trata de un conjunto de procesos físicos y químicos que se dan en nuestras células, que convierten a los nutrientes en la energía necesaria para que el cuerpo cumpla con todas sus funciones vitales. Es decir que no solo utilizamos esa energía para movernos y pensar, sino también cuando estamos en reposo. Pero lo que más suele interesarnos es la parte en la que el metabolismo se vuelve fundamental a la hora de perder peso y ahí hacer que sea más o menos un proceso efectivo es fundamental.
Por ejemplo, alguien con un metabolismo más alto quema más calorías en reposo que alguien con un metabolismo más bajo y, por lo tanto, puede permitirse comer más alimentos, incluyendo comida basura, sin sufrir las mismas consecuencias que una persona de metabolismo lento. Pero un metabolismo rápido no es un privilegio reservado para unos pocos elegidos que tengan la suerte de nacer con él. Por suerte, se puede entrenar nuestro cuerpo para que metabolice mejor o mejor dicho: existen una serie de prácticas que son capaces de acelerar este proceso pero, eso sí, de una forma segura.
1. Lo primero, muévete más
La mayoría de las personas que van al gimnasio se pasan allí entre 45 y 60 minutos haciendo ejercicio. Esto está bien, pero si después nos pasamos el resto del día sentados delante del ordenador en el trabajo, en el metro y en el sofá, mal vamos. No es que tu entrenamiento no esté funcionando, pero podrías mejorar sus resultados si empiezas alevantarte de vez en cuando de la silla, si te bajas una parada antes para andar un pocohasta llegar a casa, si subes las escaleras andando, etc.
2. Apuesta por los alimentos integrales
Contienen una variedad de vitaminas, minerales y nutrientes que actúan como bujías metabólicas, que te dan la energía para levantarte y moverte. Esa es la teoría detrás de los regímenes cada vez más populares como la dieta Paleo, que evita los alimentos procesados a favor de la carne magra y verduras. Sin conservantes y otras cosas innecesarias, el cuerpo solo quemará aquello que le hace falta y que transforma en energía y eso se traduce en un metabolismo más rápido.
3. Come alimentos calóricos y carbohidratos
¿Por qué el metabilismo resulta fundamental a la hora de perder peso? (Wildfox)© Externa ¿Por qué el metabilismo resulta fundamental a la hora de perder peso? (Wildfox)
Las dietas bajas en carbohidratos o calorías totales pueden ser útiles para perder grasa corporal a corto plazo, pero con el tiempo el cuerpo se percata de que se le está restringiendo una fuente de energía y, como resultado, disminuye la producción de ciertas hormonas, lo que hace que queme menos calorías. Es parte del instinto de supervivencia de tu cuerpo; no quiere que te consumas. El problema es cuando finalmente vuelves a comer de forma normal, tu metabolismo aún estará ralentizado, haciendo que vuelvas a coger peso en lo que se conoce como el 'efecto rebote' de las dietas.
Para evitarlo, reduce de forma gradual los carbohidratos y las calorías, elige un día de la semana para 'hacer trampas' y apuesta el resto por una dieta equilibrada.
4. No pases hambre
Si eso de comer cada tres horas para no pasar hambre no estimula tu metabolismo, a lo mejor debes aumentar la cantidad de lo que estás comiendo. Si tu cuerpo siente que tiene hambre, tratará de reducir la velocidad del metabolismo. Por ello, prueba durante una o dos semanas a comer las calorías que necesitas todos los días para recuperar la velocidad metabólica perdida.
Eso sí, asegúrate de que esas calorías adicionales estén limpias, porque ingerir grandes cantidades de sodio, azúcar y grasa es contraproducente, incluso si tienes un metabolismo ligeramente más rápido.
5. Bebe más agua
La deshidratación crónica se ha asociado con un metabolismo lento. Intenta beber, por lo menos, ocho vasos de agua fresca al día. El agua que consumes en el café o el té también cuenta, pero asegúrate de consumir estos ocho vasos adicionales. Esto también te ayudará a tener una piel más bonita, sentirte con más energía y evitar los dolores de cabeza.