Santana, Cabrera y Núñez, los criollos mejor posicionados en la agencia libre

Diario Libre                                                                                    04 de Noviembre 2017


SANTO DOMINGO. Tan pronto el reloj marcó las 12:00 a.m. del jueves, minutos después de cerrado el telón de la temporada con la coronación de los Astros en la Serie Mundial, las oficinas de los 30 equipos comenzaron a enviar emails y faxes a la oficina de la Major League Baseball en Nueva York con la notificación rutinaria de los jugadores que entraban a la agencia libre.
Entre los primeros 153 peloteros ya disponibles para negociar hay 15 dominicanos, a la espera de salir los nombres de José Bautista y Erick Aybar, en un mercado en el que el grupo criollo cotiza a la baja.
Los perfiles de Alejandro De Aza, Carlos Gómez, Juan Nicasio, Joaquín Benoit, Michael Pineda, José Reyes, Bartolo Colón, Melky Cabrera, Francisco Liriano, Carlos Santana, Eduardo Núñez, Fernando Abad, Ubaldo Jiménez, Pedro Álvarez y Fernando Rodney están en la mesa de los equipos de operaciones de béisbol a la espera de llamadas a sus agentes.
De acuerdo con Spotrac.com, sitio especializado en salarios de las cuatro principales ligas estadounidenses (MLB, NFL, NBA y NHL), Santana es el que entra con más valor para la temporada 2018.
A los 31 años, el exreceptor y actual inicialista acaba de concluir la extensión que aceptó en 2012 por US$33 millones por cinco campañas y su precio para el próximo curso ronda los US$17,461,067 (casi cinco más que 2017) tras una campaña en la que tuvo una línea ofensiva de .259/.363/.455 en promedio de bateo, embasarse y slugging, con 23 cuadrangulares, 79 carreras remolcadas y 3.4 victorias sobre jugador reemplazo (WARs) en la versión de Baseball-Reference.
Cabrera, de 33 años, jugó entre White Sox y Kansas City con los que acumuló .285/17 HR/85 CE y tendría un valor de US$15,742,125, unos US$700 mil más que lo devengado en 2017.
Núñez, de 30 años, es el que parece más revalorizado, tal como ocurrió en la campaña entre San Francisco y Boston antes de que las lesiones lo sacaran de competencia. El utility azuano costaría US$14,785,479, unos US$10 millones más de lo recibido este año.
Reyes, en su temporada 15 y con 34 años, recuperó valor en la segunda mitad de la campaña y terminó el curso con 2.0 WARs, con su máximo de jonrones (15) desde 2008, 58 remolcadas y 24 bases robadas a pesar de su bajo promedio de bateo (.246) para los Mets. La Melaza cobró en 2017 los últimos US$22 millones de su pacto con los Marlins que entró en vigencia en 2012 y su precio del próximo curso sería de US$10,866,367.
Gómez, en una zafra limitada a 105 partidos por varias molestias físicas, mantendría un valor similar a lo cobrado con los Rangers este año. El guardabosque santiaguero valdría US$10,297,539, poco menos de un millón de su último salario. Los espacios para De Aza y Álvarez se estrechan y el primero ya considera opciones en Asia.
Los lanzadores
Pineda se perderá la campaña 2018 como parte de su recuperación de la cirugía Tommy John a la que se sometió para la reparar su codo dañado, un escenario que lo saca del mercado.
Rodney, ya en la tercera edad, terminó otra campaña con casi 40 rescates (39) con su mejor WHIP (la estadística más básica para medir a los relevistas) desde 2006. La Flecha sólo toleró 1.19 hits o bases por entrada y con 300 salvamentos se siente con ganas y fuerzas para ir por el récord criollo en poder de Francisco Cordero (329).
Jiménez (US$13.5 millones) en un año horrible (6-11, 6.81, líder en carreras limpias permitidas) y Liriano (US$13.6 millones) en una campaña que terminó fuera de rotación (6-7, 5.66) con dificultad recibirán giros a sus cuentas similares entre abril y septiembre próximo.
Benoit, con 40 años, ha tirado con cuatro equipos en los últimos dos años y viene de trabajar 50 entradas entre los Filis y Piratas con un WHIP (1.29) que roza la media por US$7.5 millones.
A Colón le sobran las ganas de regresar por el récord de triunfos dominicanos y latinos, pero es poco probable que con el sueldo de 2017 (US$12 millones) y Abad es un relevista que, si bien tuvo poco uso en Boston, tiene un activo en su brazo zurdo de mucha utilidad.