Culpan a sanciones de EEUU escasez de gasolina

Listin Diario                                                                                     21 de Diciembre 2017

La estatal PDVSA achacó la escasez de gasolina en el oeste de Venezuela a los retrasos en los pagos a los transportistas marí- timos, a raíz de las sanciones financieras de Estados Unidos al Gobierno, y prometió que el suministro “se normalizará en las próximas horas” en varios estados. “Ofrecemos disculpas al pueblo venezolano por los retrasos presentados en el suministro de combustible en la región andina del país, debido al rechazo de nuestros pagos del servicio de cabotaje, por las sanciones del Gobierno estadounidense”, señaló Petróleos de Venezuela (PDVSA) en Twitter. Venezuela es el país con mayores reservas de petróleo del mundo, pero importa la mayor parte de la gasolina refinada que se vende de EE.UU. y otros países. Según relataron vecinos de estados occidentales como Mérida y Táchira, decenas de vehículos llevan días formando colas “kilométricas” frente a gasolineras de esas dos regiones ante la falta de combustible en los surtidores. Situaciones similares se viven en estados como Barinas o el Zulia, también en el oeste del  país, donde se han producido cortes de calles en protesta por la falta de combustible. “Estamos realizando labores de restablecimiento urgente del suministro de combustible en Tá- chira, Barinas y Zulia. Nuestra prioridad es brindarle al pueblo venezolano un servicio óptimo en el despacho de la energía necesaria para el desarrollo de la población”, agrega PDVSA en su comunicación. La compañía pide además “disculpas” por estos problemas de “medidas de bloqueo internacional contra Venezuela” y prometió que “el suministro de combustible en estos tres estados se normalizará en las próximas horas”. En agosto de este año, y con el objetivo declarado de “negar a la dictadura de el presidente Nicolás Maduro, una fuente crítica de financiación para mantener su gobierno ilegítimo, EE.UU. prohibió a sus ciudadanos y empresas “negociaciones en deuda nueva y capital emitidas por el Gobierno de Venezuela y su compañía petrolera estatal”. Las sanciones incluían la prohibición de las “negociaciones con ciertos bonos existentes del sector público venezolano, así como pagos de dividendos al Gobierno de Venezuela”.