“El llamado”

Listin Diario                                                                                     01 de Diciembre 2017
  • “El llamado”
Carolina Cruz de Martínez
carolinacruzdemartinez@yahoo.com
LLAMADO: Las plataformas que la vida les permite tener a los seres humanos son dadas para un impacto macro y no solo para satisfacción personal. Los dones, talentos, recorridos, experiencias y aprendizajes que integran a una persona vienen con el propósito de enseñar a otros. Nunca se puede pensar unilateral cuando se tiene la oportunidad de hacer una diferencia en alguien más.
El atleta joven mientras está en proceso de desarrollo no tiene la madurez para pensar desde esa perspectiva. Su prioridad mayor radica en mejorar, progresar, conocerse y avanzar en su rendimiento. El atleta joven quiere demostrar que tiene lo que amerita para llegar, y se limita a pensar en el día a día. Sin embargo, ese llamado puede iniciar desde temprano pues con formación y educación la vida se vive mejor.
De acuerdo al diccionario, la palabra llamado refiere a la a acción y efecto de llamar, invocar, convocar, citar, nombrar, denominar a alguien. Por lo general el que llama auspicia, patrocina y entrena para el llamado. Aquel que convoca a otro siempre va a procurar que esa persona obtenga todas las herramientas que necesita para que haga una labor completa y eficaz. Nunca nadie que envié a alguien a un llamado lo va a tirar a mano pela.’
EL PORQUE: El que un atleta acepte el llamado es un gran privilegio y bendición, pues hay un secreto que se desata cuando damos más de lo que recibimos. A veces los atletas se niegan a ser convocados porque tienen miedo de quedar mal, de tener que renunciar a lo que les gusta, de sacrificar más de lo que están preparados. Pero aceptar el llamado es hacer lo correcto por encima de todo y cuando es así, la vida premia con un gozo indescriptible.
El atleta que vive para sí mismo, complaciendo sus demandas y caprichos, no ha comprendido el poder que maneja desde la plataforma que la vida le facilita.
Para atender el llamado de alguien más hay que estar dispuesto a escuchar y muchas veces el atleta tiene una audición selectiva. Ya sea por inexperiencia, rebeldía, brutalidad, egoísmo, indiferencia, fama o fortuna, el deportista resiste dejarse enseñar cuando se trata de ir por alguien más. Hay muchos veteranos que se les olvida que hubo figuras en su vida que atendieron el llamado de ayudarlos y educarlos, y hoy son lentos para hacer con otros como hicieron con ellos. Hay otros que no están dispuestos a dejar su comodidad y bregar con alguien que refleja una personalidad similar. Hay otros que simplemente no les importa que otro se desgracie, pues a el también les toco aprender a tropezones y empujones. DAREMOS CUENTA: Atender el llamado implica ponerse en el lugar del otro, y a veces no todos estamos dispuestos a entregarnos. Sin embargo al final de nuestra vida daremos cuenta de lo que hicimos con lo que se nos entregó, y se reconocerá el que lo aprovechó y se maldecirá al que lo malgastó.
El autor del llamado es el mismo autor de la vida, y a cada quien El le ha producido la forma, el tamaño, la dimensión, alcance y características del mismo. No tengamos miedo, hagamos lo correcto, antes que el que convocó regrese por aquello que nos confió.
“Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. Por eso les hablo por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden.” S. Mateo 13:12-13 Hasta la próxima