Este será el próximo alimento que se colará en tu despensa

MSN                                                                                                 19 de Diciembre 2017


Moringa
Por mucho que los nutricionistas nos recuerden que los superalimentos no existen, el mercado y las modas no sólo insisten con las superfood, sino que imponen un ritmo de renovación continuo. Así que mientras la mayoría todavía no sabe qué es ni para qué se usa la chia, o cómo cocinar la quinua para que sepa a algo, ya tenemos en el horizonte nuevo alimento con propiedades casi milagrosas: la moringa. Da igual que no te suena de nada porque en 2018 oirás hablar de ella y la verás en todas partes. O no, es lo que tienen las tendencias.
En realidad, las hojas y frutos de este árbol originario del norte de la india y habitual en climas tropicales y subtropicales hace décadas que se consumen en países asiáticos y se le atribuyen todo tipo de propiedades medicinales y nutricionales. Pero es ahora cuando occidente ha descubierto el que está llamado a ser el nuevo kale.
Originario del norte de la India y habitual en climas tropicales y subtropicales, hace décadas que se consume moringa en países asiáticos
Por ahora, en Estados Unidos y Reino Unido ya hace tiempo que suena en el ámbito de la alimentación saludable o como queramos traducir eso de comida healthy. Vaya, la de aquellos que se preocupan más por las supuestas propiedades de un alimento o lo bien que queda la foto de un zumo en Instagram que por su sabor.
Más calcio que la leche
Pero por lo visto en este caso no hay nada que temer porque la moringa no solamente es buena para casi todo, sino que, quienes la han probado –al menos algunos de ellos– aseguran que tiene un gusto muy agradable. Por ahora, eso sí, es más fácil encontrarla en una herboristería o en forma de polvos o suplemento alimenticio que en el estante de la frutería.
Tampoco es de extrañar teniendo en cuenta que la lista de propiedades que se le atribuyen es prácticamente infinita: más vitamina A que las zanahorias, más calcio que la leche y más vitamina C que las naranjas. Como carta de presentación no está nada mal, pero además habría que añadir que es beneficiosa –o eso dicen, que siempre es mejor ser un poco escépticos– para el pelo, el hígado, la vista, el estómago, enfermedades degenerativas…
Incluso cuenta la leyenda que fue parte del tratamiento de Fidel Castro para recuperarse de los serios problemas que en 2006 le apartaron del poder y que por eso su cultivo se extendió por Cuba. Y es que, a las ventajas mencionadas, habría que añadir dos más: prácticamente todas sus partes son comestibles y la plantación es relativamente sencilla y poco exigente con el terreno.
Cuenta la leyenda que fue parte del tratamiento de Fidel Castro para recuperarse de los serios problemas que le apartaron del poder
De la herboristería a la cocina
Así que con todos los ingredientes para ser un éxito tanto medicinal como económico, a la moringa sólo le falta dar el salto a las cocinas. Por ahora su presencia es muy modesta en occidente, aunque en algunos lugares empieza a dejarse ver sobre todo en batidos donde el punto picante que aporta –recuerda un poco a los rábanos, cuentan– sienta muy bien.
Las hojas se pueden comer crudas en ensaladas o cocinadas como parte de guisos, y los frutos con forma de vaina también puedes sustituir a las judías. En su interior, las semillas similares a los garbanzos también son comestibles, y lo mismo ocurre con las raíces, también usadas en zumos o directamente en crudo como si se tratara de zanahorias.
Por si fuera poco, las semillas se pueden utilizar para hacer aceite, que presume de un alto contenido en ácidos grasos insaturados para contemplar el currículum casi perfecto de este árbol aparentemente milagroso y que, por cierto, también tiene usos en la industria cosmética.
¿Demasiado bonito para ser verdad o sólo la parte de que sabe bien –o sabe a algo– es la que falla? Tal vez lo comprobemos en 2018, pero de momento recuerda su nombre: moringa.