Palestina en el Club Libanés Sirio-Palestino

Hoy                                                                                                               04 de Diciembre 2017

Ubi Rivas.
Hoy, a las siete de la noche, en el Club Libanés Sirio-Palestino, inicio la circulación de mi libro Palestina, estudio de un diferendo milenario, 868 páginas, luego de diez años de escudriñar más de 80 libros, cables noticiosos en periódicos, resoluciones de las Naciones Unidas, y todos los acuerdos desacordados por el Estado de Israel con el respaldo de Estados Unidos, para impedir la proclamación formal del Estado Palestino, sin lo cual no habrá paz jamás en el Cercano Oriente.
La motivación que concitó mi interés en escribir una obra para edificar al mundo sobre un disenso de más de cinco mil años entre hermanos de padre que son hebreos y árabes que se origina en la tierra e Ur, hoy Iraq.
La cadencia más reciente de las discordias entre los hermanos de padre árabes y hebreos surge el 29-11-1947, cuando las Naciones Unidas, mediante la resolución 181, decidieron la partición del Mandato Británico de Palestina (1917-1947) en dos Estados, uno árabe y otro hebreo o judío.
Los árabes, que eran mayoría demográfica se negaron, gravísimo error que ha costado ocho guerras, dos intifadas y cuatro masacres de palestinos por israelitas en la Franja de Gaza.
Desde un principio, en procura de discernir el caudal de odios entre las dos etnias, mi memoria se posó en don Miguel de Unamuno, quien en su novela Abel Sánchez, creó el personaje Joaquín Monegro, quien no quería morirse por resistirse a enterrar su odio.
He concluido el estudio de este doloroso drama histórico de sangre y odios entre hermanos tan profundo en el tiempo, que el responsable de no proclamarse el Estado Palestino es Estados Unidos.
Esta noche, en el Club Libanés Sirio-Palestino, explicaré porqué no se proclama el Estado Palestino.