Un año aciago, muy triste

Listin Diario                                                                                     19 de Diciembre 2017
  • Un año aciago, muy triste
Yoel Adames F.
yoel.adames@listindiario.com
El ring dominicano despedirá el 2017 como el peor de los años del nuevo milenio, bueno, quitémosle un poco, del nuevo siglo.
¿Por que? Sencillo. En los 17 años que se cuentan de esta nueva era, el boxeo doméstico tuvo dos sucesos jamás vistos: El primero fue que de manera inusual los espectáculos o las mal llamadas “carteleras”, buenas, regulares y malas, mediante un plan macabro, fueron llevadas a los grandes hoteles y centros comerciales inasequibles para el verdadero fanático, para los delirantes amantes de este viril deporte.
El hotel Jaragua, por ejemplo, ha sido el escenario donde mas boxeo se ha exhibido en este fatídico año, cuando muchos, cientos, miles, de fans no pudieron asistir a una sola de esas veladas porque el poder adquisitivo no se lo permiteÖ no le he posible pagar 100 pesos por una botella de agua, e imagínese si se le ocurriera cenar ¿cuánto pagaría? Bueno, eso ni pensarlo, ya que estos chicos impuestos a ir a Maquiteria, Calero, San Carlos, Villa Francisca y canchas al aire libre incluso, esos, esa gente no pueden pagar una boleta en el Jaragua. Solo cuando solían ir al Teo Cruz se sentían en el Madison Square Garden; pero las dos promotoras capitaleñas principales, la Shuan Boxing y Manguita Promotions, han encontrado el MGM en Santo Domingo.
Viéndolo con justicia, a la mayoría de fanáticos del boxeo del patio se le ha dado un duro castigo, a los pobres de los barrios lo han sacado de los estadios; como hizo el béisbol, subiendo todos los precios a niveles inalcanzables, donde solo van los ricos a lucirse y a tomar caros tragos, ese es el ensayo en el Jaragua, entidad que nada tiene que ver con esta conducta... Todo lo contrario, estos lugares de pasarela para personajes alta alcurnia y de abolengo son excelentes para grandes espectáculos boxísticos, por ejemplo, una disputa de una corona del mundo, una convención mundial, una gran revancha ante dos peleadores clasificados, Etc.; pero creo que se ha traicionado al fanático real y cuidado, eso puede tener consecuencias en el futuro, cuando esos grandes hoteles se cansen de ver pendejadas por seis y ocho horas, y que no les sean rentables... quizás tengan que regresar a la realidad y pedir perdón al público, y todo dependerá del soberano...  
LA MUERTE DE GEYSI: Mucha gente tiembla y me maldice cuando traigo con responsabilidad ese pequeño nombre al oído de todos, pero no soy yo, es su propia energía que está presente y que reclama cambios, responsabilidad y la disolución de los descuidos o malas prácticas consensuadas en el boxeo dominicano, la permisividad, la actividad de los carniceros, los que no respetan la vida humana... es un gran momento para ponerle fin.
La muerte de este joven es una de las pocas, con relación a otras épocas, que se registran en el boxeo mundial en este siglo, las reglas cada vez mejor aplicadas en los grandes escenarios han ido disminuyendo los sucesos fatídicos del ring, entonces,  ¿por que ahora nosotros? ¿por que un perdedor... tiene que perder hasta la vida? ¿Por que pida que lo dejen ganarse unos pesos para la utilería escolar de una niña?
Además de la debacle colectiva de las ex campeonas mundiales, del único campeón que tuvimos en el 2017, de algunos de los ex titulares, aun si fuera los contrarios, si hubiésemos conseguido 10 coronas del mundo, este es el peor año del boxeo dominicano porque nada vale mas que una vida humana.
LATERALES: A nivel internacional tampoco ha sido un año bueno para el ring, muchas figuras terminaron abruptamente sus carreras y otras quedaron en la cuerda floja, esperando una brisita para caer en el retiro... Creo que nunca hubo un año en el cual se retiraran tantas estrellas del cuadrilátero, en 2017 se fueron a casa: Wladimir Klitschko, Juan Manuel Márquez, Timothy Bradley,  Andre Ward, el gran campeón oriental Takashi Miura, Floyd Mayweather Jr., Miguel Cotto; Julio César Chávez Jr. no hace el equipo de las superestrellas, pero también se alejó del cuadrilátero y están detrás de una última pelea de buen dinero, Gennady Golovkin (en revancha contra Canelo Álvarez) y Manny Pacquiao (quizás ante Terence Crawford, próximo rival de Jeff Horn, conquistador de la leyenda filipina); parece que ambos tomarán ese último cheque, y se irán a casa; la verdad es que ha sido un año de grandes retiros... y amargas noticias en el plano local.