12 razones para amar la dieta mediterránea

WebMD                                                                                              05 de Enero 2018


1. ¡Sorpresa! Sin conteo de calorías

No necesitará una calculadora para este plan de comidas. En lugar de sumar números, cambias las grasas malas por las saludables para el corazón. Ir por el aceite de oliva en lugar de mantequilla. Pruebe pescado o aves en lugar de carne roja. Disfrute de fruta fresca y sáltese los postres dulces y azucarados.
Coma un surtido de sabrosos vegetales y frijoles. Los frutos secos son buenos, pero se adhieren a un puñado por día. Puedes tener pan integral y vino, pero en cantidades moderadas.

2. La comida es realmente fresca

No tendrá que vagar por el pasillo de alimentos congelados o golpear una unidad de comida rápida. La atención se centra en los alimentos de temporada que se elaboran de maneras simples y deliciosas. Construya una deliciosa ensalada de espinacas, pepinos y tomates. Agregue ingredientes griegos clásicos como aceitunas negras y queso feta con una   receta de ensalada griega Quick Light . También puedes batir un lote colorido lleno de  verduras de gazpacho de tomate a la parrilla .

3. Puedes tener pan

Busque un pan hecho con granos enteros. Tiene más proteínas y minerales y generalmente es más saludable que el tipo de harina blanca. Pruebe el pan de pita integral, bañado en aceite de oliva, hummus o tahini (una pasta rica en proteínas hecha de semillas de sésamo molidas).

4. La grasa no está prohibida

Solo necesitas buscar el buen tipo. Lo encontrarás en nueces, aceitunas y aceite de oliva. Estas grasas (no las grasas saturadas y trans escondidas en los alimentos procesados) agregan sabor y ayudan a combatir las enfermedades de la diabetes y el cáncer. El Basil Pesto básico  es una forma sabrosa de incorporar algo a tu dieta.

5. El menú es enorme

Es más que solo la cocina griega e italiana. Busque recetas de España, Turquía, Marruecos y otros países. Elija alimentos que se apeguen a lo básico: luz en carnes rojas y productos lácteos enteros, con muchas frutas y verduras frescas, aceite de oliva y granos integrales. Esta  receta marroquí con garbanzos, quimbombó y especias se ajusta al saludable perfil mediterráneo.

6. Las especias son deliciosas

Las hojas de laurel, el cilantro, el cilantro, el romero, el ajo, la pimienta y la canela agregan tanto sabor que no necesitará alcanzar el salero. Algunos también tienen beneficios para la salud. El cilantro y el romero, por ejemplo, tienen antioxidantes y nutrientes que combaten las enfermedades. Esta receta de  hongos de estilo griego  usa cilantro y cilantro y tiene una patada con limón.

7. Es fácil de hacer

Las comidas griegas suelen ser pequeñas, fáciles de armar, llamadas mezzes. Para su propia comida informal fría, puede poner platos de queso, aceitunas y nueces. También echa un vistazo a estas recetas de Basil Quinoa With Red Bell Pepper  y  Eight Layered Greek Dip . Ambos tienen ingredientes respetuosos con el corazón, que incluyen aceite de oliva, frijoles, granos integrales y especias.

8. Puedes tener vino

Un vaso con las comidas es común en muchos países mediterráneos, donde la comida suele ser tranquila y social. Algunos estudios sugieren que para algunas personas, hasta un vaso al día para mujeres y dos para hombres puede ser bueno para su corazón. El vino tinto puede ser más saludable que el blanco. Consulte con su médico para ver si es una buena idea para usted.

9. No tendrás hambre

Tendrás la oportunidad de comer alimentos ricos en sabor como batatas asadas, hummus e incluso esta  variedad de frijol Lima . Los digieres lentamente para que te sientas lleno por más tiempo. El hambre no es un problema cuando puedes comer nueces, aceitunas o mordiscos de queso bajo en grasa cuando te llega el ansia. Feta y halloumi son más bajos en grasa que el cheddar, pero aún son ricos y sabrosos.

10. Puedes perder peso

Uno pensaría que sería un milagro bajar unas libras si comes nueces, queso y aceites. Pero esos conceptos básicos mediterráneos (y el estilo de alimentación más lento) le permiten sentirse lleno y satisfecho. Y eso te ayuda a seguir una dieta. El ejercicio regular también es una parte importante del estilo de vida.

11. Tu corazón te lo agradecerá

Casi todo en esta dieta es bueno para tu corazón. El aceite de oliva y las nueces ayudan a reducir el colesterol "malo". Las frutas, los vegetales y los frijoles ayudan a mantener las arterias despejadas. El pescado ayuda a reducir los triglicéridos y la presión arterial. ¡Incluso un vaso de vino diario puede ser bueno para tu corazón! Si nunca te has enamorado del pescado, prueba esta receta de inspiración mediterránea para la  trucha integral a la parrilla con ensalada de habas de limón y estragón .

12. Te mantendrás más agudo por más tiempo

La misma bondad que protege tu corazón también es buena para tu cerebro. No está comiendo grasas malas ni alimentos procesados, que pueden causar inflamación. En cambio, los alimentos ricos en antioxidantes hacen que este estilo de alimentación sea una elección inteligente para el cerebro.