5 errores de seguridad alimentaria que estás cometiendo en la cocina

MSN                                                                                                 13 de Enero 2018

Errores que ponen en peligro la seguridad alimentaria
Manipular adecuadamente los alimentos es de vital importancia para prevenir enfermedades e intoxicaciones. Si quieres aprender a evitar estos problemas, toma nota de los 5 errores de seguridad alimentaria que cometemos con más frecuencia en la cocina y aprende cómo corregirlos.
Todos conocemos pautas básicas de higiene a la hora de cocinar, como la importancia de lavarse las manos o limpiar bien los alimentos, pero en muchas ocasiones se nos escapan otras directrices que hay que tener en cuenta para garantizar que la comida está libre de bacterias, virus y otros microorganismos malintencionados. Toma nota de estos consejos para manipular los alimentos como un profesional y evita cometer los errores más habituales en la cocina.

El estropajo, caldo de cultivo de microbios

Las esponjas de cocina son un peligroso caldo de cultivo de microbios. De acuerdo con un estudio científico realizado en Alemania, tu estropajo tiene más bacterias que la taza del váter: se hallaron 362 tipos distintos de bacterias, 10 de ellas con capacidad para hacer enfermar a una persona si llegan al organismo.
Para mantener el salvauñas lo más limpio posible de microorganismos, Jennifer Quinlan, microbióloga de alimentos de la Universidad de Drexel, recomienda no emplearlo para limpiar líquido de carne de ningún tipo y sustituirlo cada dos semanas. También aconseja cambiar el paño de cocina cada día y usar papel siempre que sea posible para limpiar las superficies.

La tabla de madera es un peligro

Las tradicionales tablas de madera para cortar ingredientes son un peligro para la seguridad alimentaria. El problema reside en que la madera es un material poroso en el que es fácil que bacterias y microbios queden ocultos, por lo que resulta complicado mantenerlas limpias e higiénicas. Por este motivo, los científicos recomiendan que utilicemos materiales no porosos en este tipo de tablas, por ejemplo mármol, vidrio o plástico. 
Además, también es aconsejable disponer de distintas tablas para los distintos tipos de alimentos, por ejemplo una para cortar las carnes crudas, y otra para las verduras y otros productos, como el pan. Siguiendo esta recomendación evitarás la peligrosa contaminación cruzada. 
Tabla de cortar© Proporcionado por Axel Springer España Tabla de cortar

Desinfecta las superficies de trabajo

Las encimeras y tablas de cortar son elementos que corren el riesgo de ser contaminados y entran en contacto con buena parte de los productos que cocinamos y comemos. Por este motivo es importante que estén libres de microbios, para lo que tenemos que desinfectarlos. Sin embargo, en muchas ocasiones no somos conscientes de la diferencia entre limpiar y desinfectar, y nos quedamos contentos con lavarlos con agua y jabón.
Este es uno de los errores de seguridad alimentaria más frecuentes en la cocina, y para evitarlo lo único que tienes que hacer es emplear un desinfectante alimentario adecuado o diluir una cucharada de lejía en unos cuatro litros de agua y aplicar el resultado en las superficies. 

Nunca laves la carne cruda

Aunque estamos acostumbrados a lavar todo aquello que puede tener gérmenes, esto no se aplica a la carne cruda, que nunca hay que lavarla. Poner este alimento debajo del grifo no va a conseguir que las bacterias y virus se vayan de su superficie. Por el contrario, corres el riesgo de diseminar los microbios por toda la cocina. Para que los virus y bacterias de la carne se mueran, lo que tienes que hacer es cocinarla a una temperatura superior a los 70ºC. 

Refrigera la comida preparada con rapidez

Cuando cocines para varios días, evita dejar fuera de la nevera los platos preparados durante unas horas. Los expertos aconsejan guardar las sobras en el frigorífico en las dos horas posteriores a la cocción.
¿A qué se debe esto? Por encima de los 70 ºC y por debajo de 4ºC, los virus y las bacterias o bien se mueren o bien se aletargan. Por el contrario, si la temperatura es adecuada, los microbios crecerán en el alimento a sus anchas, lo que puede dar lugar a una intoxicación alimentaria.