Engaño a la vista no mata soldado


Listin Diario                                                                                     13 de Febrero 2018

  • Engaño a la vista no mata soldado
Raúl Pérez Peña (BACHO)
La ejecución de un engaño electoral hace años que dejó atrás viejas formas, como el robo de urnas, manipulación de conteos y otras variantes.
Desde un par de décadas a este tiempo, el maquillaje electoral y las caretas de la democracia incluyen modalidades insospechadas, aplicadas años antes de los comicios.
Por supuesto que el tráfico de legisladores afortunados mediante fortunas continuará a partir de esta máxima: “Donde hay quien se vende habrá quien compre”.  
Esto sin insinuaciones sobre quienes saben cruzar fangos, en sancos, sin enlodarse.
Ahora bien, el oficialismo ignora lo que acontece más allá de su horizonte, aunque opere con sofisticados artificios y ancestrales artimañas. Un acontecer sociopolítico ajeno al forcejeo electoral lo constituye el intangible sentido común de la gente, o la indignación empujada a ser denominador común entre los dominicanos.
Aquí no hay espacio humano que silencie la increíble panorámica que caracteriza del presente dominicano, con una abrumadora población convergente en rechazar la extralimitación de los abusos del oficialismo.
Ese factor que registra inéditos niveles es la “otra cara de la moneda” en el presente dominicano.
La situación es tal que se ignora quién tendrá la última palabra en el devenir de este país, sin asomar malentendidos o actitudes temerarias desde tal o cual latitud.
Afortunadamente el pueblo avanza de cara al sol sin necesidad de cartas ocultas hacia cualquier escenario. Quienes tienen que pisar derecho son quienes tienen cientos de miles de ojos arriba, atentos a su proceder, y a sus procedimientos, día por día.
Se ha dicho y repetido que no hay PLD que dure cien años, ni pueblo que lo resista. De ahí la importancia suprema de la perseverancia y el convencimiento de que el futuro está del lado de la causa de las mayorías en este país.
La respuesta en torno al derrotero del universo ciudadano en tiempos mediatos es una incertidumbre mayúscula que atormenta a quienes han cabalgado entre mentiras y burlas al pueblo dominicano en sucesivos mandatos gubernamentales.
 Ojo avizor: engaño a la vista no mata soldado.