Entrenamientos inician con más de 100 agentes libres


Listin Diario                                                                                     14 de Febrero 2018

Los lanzadores de los Azulejos de Toronto, José Fernández, a la izquierda, y Luis Santos corrend durante un entrenamiento del equipo en Dunedin, Florida.
David Schoenfield
ESPN.com
Yo no sé ustedes, pero yo nunca voy a estar más contento que en esta primavera cuando lea historias del tipo de “¡Él está en la mejor forma física de su vida!” a medida que los jugadores comiencen a llegar a los entrenamientos primaverales.
Yo nunca voy a estar más contento de ver ese primer video de jugadores estirándose y haciendo atrapadas.
Voy a estar muy emocionado la primera vez que Aaron Judge y Giancarlo Stanton se paren en la jaula de bateo para encarar pitcheo en vivo.
Esta no es la actitud usual de “invierno malo, bueno para el béisbol” que suele permear en esta época del año, especialmente para aquellos de nosotros que vivimos en áreas donde las entradas de los autos están congeladas y las aceras están llenas de nieve. Se trata de hablar de béisbol y no del revolcón de la agencia libre en la temporada baja. Se trata de hablar de grandes jugadas en vez del ritmo de los partidos. Se trata de hablar de quién está en los entrenamientos en vez de quién no está. Se trata de ver a Judge y Stanton romper los parabrisas de los autos y ver si Ronald Acuna puede hacer el roster de los Bravos y cómo Andrew McCutchen y Evan Longoria encajan en sus nuevos equipos.
Los Yankees se reportan a los entrenamientos el martes a medida que los lanzadores y receptores se someten a sus pruebas físicas. Aaron Boone tendrá su primera conferencia de prensa desde que fue presentado como el manager del equipo, y una de las preguntas que se le hará será sobre su alineación de bateo. No puede equivocarse sin importar lo que haga, pero es divertido especular sobre la alineación del Día Inaugural. Todo lo que sé es que una vez Judge y Stanton se presenten, yo quiero ver los números - no solo sus totales proyectados de cuadrangulares, sino también sus porcentajes de grasa corporal.
Por supuesto, el número que va a seguir apareciendo una y otra vez es el número de agentes libres desempleados; un número que ronda los 100 sin firmar. Esa lista incluye a J.D. Martínez, quien tuvo slugging de .690 la pasada temporada con 45 jonrones; el ganador del Cy Young en 2015 Jake Arrieta; Eric Hosmer, quien viene de tener su mejor temporada; y Mike Moustakas y Logan Morrison, quienes conectaron 38 jonrones cada uno.
El béisbol tiene una manera de hacer esto, de golpearse a sí mismo en la cara, de atraer críticas en vez de celebración. Tuvimos una temporada 2017 sobresaliente que incluyó que Stanton y Judge superaran los 50 jonrones, un José Altuve ganando el premio de JMV para demostrar que el béisbol es para cualquier jugador de cualquier tamaño y una emocionante postemporada que culminó con el primer campeonato de los Astros en la historia de la franquicia. El poder estelar, especialmente de las estrellas jóvenes, significa que el futuro del juego está en buenas manos.
En cambio, nos pasamos todo el invierno preguntándonos por qué los billonarios no comparten más dinero con los millonarios. Ya sea que algunos equipos están “perdiendo a propósito” o meramente “reconstruyendo”. Sobre el triste estado de los Marlins luego que Derek Jeter saliera mediante cambios de un cuerpo de jardineros Todos Estrellas en Stanton, Marcell Ozuna y Christian Yelich. Sobre los aspectos económicos de un deporte que vio a los Piratas y los Rays salir mediante cambio de las caras más veteranas de sus franquicias.
A lo que señalo: Los Yankees dejaron en libertad a Babe Ruth, los Gigantes salieron de Willie Mays, los Marineros cambiaron a Ken Griffey Jr.
El hecho es que hay muchas de esas cosas dentro del béisbol. Es interesante para los fanáticos más recalcitrantes como nosotros. El fanático promedio solo quiere ir al estadio, comer comida que es mala para uno y no sentirse culpable, remojarse en el sol y esperar una victoria de su equipo. En estos días de aislamiento social y divisiones políticas, el estadio sigue uniendo a todo el mundo.