La renovación de LIDOM


Listin Diario                                                                                     10 de Febrero 2018

  • La renovación de LIDOM
Mario Emilio Guerrero
megkrantz@hotmail.com
Tweeter: @megkrantz
Hace dos años, a través de esta misma columna, sugerí públicamente a la Liga de Béisbol Profesional de la República Dominicana (LIDOM), la celebración de un congreso en que se pase balance de todo lo acontecido al término de cada temporada. De nuevo hago el planteamiento, porque creo que las instituciones deben cada cierto tiempo analizar sus programas de trabajo y sus ejecutorias, sobre todo si se trata de entidades de carácter público, con el objetivo de mejorar, enmendar errores y adaptarse a los nuevos tiempos.
Todos los sectores 
En ese congreso participarían todos los sectores y entidades que inciden en el montaje del torneo y hasta se podrían celebrar vistas públicas para que así los fanáticos tuvieran la oportunidad de plantear sugerencias y exponer sus quejas, en el entendido de que representan la parte más importante de todo el conglomerado. Creo que es un buen momento para que se efectúe una asamblea de este tipo, porque nuestro campeonato de béisbol otoño-invernal sigue adoleciendo de muchos fallos, incluso en el aspecto institucional, como quedó evidenciado al término de la recién concluida campaña. En el marco de este encuentro, se haría una revisión exhaustiva del torneo, se buscarían soluciones a los problemas y se presentarían propuestas para mejorar el espectáculo, siempre buscando el beneficio del público. Las sociedades cambian y con ellas los hábitos de la gente, razón por la que hay que revisar disposiciones que antes fueron exitosas y que actualmente ya no funcionan.
Atinadas sugerencias 
Este año, luego de concluida la temporada, escuché a los colegas Rolando Guante y José Luis Mendoza hacer unos planteamientos que LIDOM debería tomar en cuenta para futuros campeonatos. Guante planteó una solución a los inconvenientes que surgen cuando un equipo se corona campeón como visitante, como sucedió con las Águilas en el estadio de la capital y Mendoza propuso que todas las ligas otoño-invérnales comiencen al mismo tiempo y que luego de finalizar la serie regular de cada circuito, se realice un sorteo conjunto de jugadores, con sus reglamentaciones, que sustituya la lotería de peloteros nativos que se hace localmente. Estas y otras recomendaciones, también hechas por actores del campeonato, se pierden irremisiblemente debido a que no pueden ser expuestas en un foro oficial donde sean escuchadas y tomadas en cuenta.
Fanático apoya 
En nuestros campeonatos existen muchos elementos positivos, de otra forma estos eventos hubieran sucumbido hace tiempo. Pero, también hay que admitir que los torneos mantienen su vigencia en gran medida por la pasión que siente el dominicano por el béisbol. Eso explica que contra viento y marea, y no obstante situaciones muy adversas, sigan apoyando esta actividad con tanto entusiasmo. Quienes asistimos a los estadios y estamos en contacto con los fanáticos, a diario escuchamos las quejas de estos, sobre el modo cómo funcionan ciertos aspectos. Algunos de ellos irritantes y que han hecho que muchos se alejen de nuestra pelota otoño-invernal. El problema de los parqueos, la seguridad en los mismos, comida y bebida cara, el precio de las boletas, el mercado negro, la higiene dentro y fuera de las instalaciones, locutores internos que en vez de animar molestan, música muy alta, falta de transporte a la salida de los partidos, son cuentas de un largo rosario de inconvenientes, que si las sigo enumerando no me alcanza el espacio.
Soluciones 
Las mismas dificultades no se presentan en todas las sedes y hay situaciones que varían de un estadio a otro. Pero, conociendo los problemas que afectan a una franquicia, se mejoraría el servicio que se ofrece en las demás y todos saldrían ganando, principalmente el aficionado, cuyo objetivo al asistir a un juego de pelota es divertirse, no pasar penurias. Además de atender a las demandas de la gente y buscarles un correctivo, se pueden hacer muchas innovaciones para mejorar la oferta que se presenta al fanático y atraer al público joven y a los niños. También hay que aumentar los canales de promoción que son escasos. En un congreso de LIDOM aflorarían todos estos elementos, lo que originaría un gran movimiento en beneficio de nuestro principal pasatiempo deportivo. Ojalá que el licenciado Vitelio Mejía y los representantes de los equipos consideren esta propuesta.