¿Qué es la terapia familiar?


Listin Diario                                                                                     13 de Febrero 2018

  • ¿Qué es la terapia familiar?
Santo Domingo
Cuando se fortalecen los lazos familiares y cuando hay una relación sana a lo interno de la familia difícilmente ocurren casos de horror que dañen al prójimo.
Para lograr esa sanidad es importante hablar sobre terapia familiar. Aunque muchos saben de qué trata esta rama de la Psicología, hay que tomar un tiempo para refrescar sobre cuál es su fin y su campo de acción, sobre todo en estos momentos de inversión de valores y descomposición social.
Quiero comenzar definiendo que la familia es un grupo de personas unidas por vínculos de parentesco, ya sea consanguíneo, por matrimonio o adopción que viven juntos por un período indefinido de tiempo. Constituye la unidad básica de la sociedad.
La unión familiar asegura a sus integrantes estabilidad emocional, social y económica. Es allí donde se aprende tempranamente a dialogar, a escuchar, a conocer y desarrollar sus derechos y deberes como persona humana. Cuando la familia no cumple con estos requisitos básicos es cuando decimos que tenemos una familia disfuncional o que está pasando por un mal funcionamiento. Es entonces cuando debemos acudir a una terapeuta familiar que nos pueda ayudar a superar estas situaciones.
La terapia familiar es una rama de la Psicología creada para ayudar a los miembros de la familia a mejorar la comunicación y resolver los conflictos, y de esa manera ayudar a esta a ser más feliz. El terapeuta familiar es un psicólogo con grado de licenciado y una maestría dentro del área de la familia, especializándose para poder abordar los problemás generados en el contexto de las relaciones familiares o con personas significativas en la vida de las personas. Maneja el universo familiar completo. Siempre unido a la ética y con un gran respeto por los valores, los intereses y las preferencias de las diferentes familias. En el seno de una familia pueden surgir numerosos problemas entre las parejas, los hijos, los padres, en fin, entre todos los que conforman la familia. Se estudian, analizan y se tratan de resolver estos conflictos que se plantean en el grupo primario de la familia.
Estos datos son resaltados para que a la hora de buscar la ayuda necesaria, se sepa si se está frente al especialista facultado. Tenga en cuenta que en la sesión se estudian las familias como sistemas y se analizan comportamientos, patrones de comunicación y respuestas emocionales entre los miembros del grupo familiar.
Este tipo de terapia es muy oportuna para evitar los conflictos dentro del seno familia. Ayuda en problemas de pareja, falta de comunicación, establecer límites sanos, comportamientos inadecuados, cambios dentro del sistema como nacimiento o muerte de un miembro, modificación de las diferentes  etapas  del sistema, preparación y ajuste del nuevo matrimonio, la llegada de los hijos, hijos adolescentes, educación de los niños, migración, ausencias, divorcios, violencia, maltrato, infidelidad, joven-adulto, crisis de la edad, nido vacío,  depresión, antivalores, entre otros aspectos.
Las familias no son todas iguales. Cada una es un universo diferente con una lista de lealtades a los ojos de los demás, por lo que hay que analizar cada caso particular con mucha atención para poder ayudar de manera positiva en este proceso. Con el paso del tiempo las familias cambian mucho, pasan por diferentes etapas de desarrollo y todo esto influye hasta haber llegado a la situación que se nos presenta.  
Tenemos muchos secretos escondidos dentro del seno familiar, que es complicado sacar a la luz. Hay temas como los malos tratos, la violencia o los abusos que se consideran privados y que a veces solo salen en un ambiente de privacidad y confianza, para poderlos reconocer y encontrar soluciones adecuadas, esta privacidad nos la otorga el consultorio de un buen terapeuta imparcial y discreto amparado en la confidencialidad.
La terapia familiar no hace milagros ni resuelve situaciones difíciles de un día para otro, sino que ayuda a identificar el problema, a que los miembros escuchen otro punto de vista que les haga reflexionar y a aprender a utilizar sus habilidades en casos de conflictos.
A través de la terapia se logra poner sobre la mesa los conflictos que existen en esa familia, por lo que aporta varios beneficios; mejora la comunicación: el hecho de que se reconozca la existencia de un problema y se hable sobre ello, hace que la comunicación entre los miembros de la familia mejore. Apoya a la familia y se lucha por dar diferentes visiones a los problemas de conducta, normalmente la conducta de un miembro de la familia afecta a todos los demás y desestabiliza el grupo completo. Se trabajan estas situaciones de conducta para descubrir su origen y la forma de manejarlos.