Samaná: playas de postal, cocoteros, sabor caribeño y… ¡ballenas!


MSN                                                                                                 13 de Febrero 2018

Diapositiva 1 de 8: © Shutterstock.

Existe otra República Dominicana distinta a la de los ‘todo incluido’ que dan fama al país. En la península de Samaná lo que hay que playas espectaculares infinitamente menos explotadas que las de otras zonas, y, junto a ellas, hoteles pequeñitos desde los que salir a explorar su naturaleza aún virgen y a observar a las ballenas jorobadas que, en estos meses, hasta aquí llegan para parir sus crías o en busca de novio.
Diapositiva 2 de 8: © Agefotostock.
No hay por todo el planeta concentraciones de cocoteros como las que se levantan sobre los arenales y antiguas plantaciones de Samaná. Y es que esta península al extremo noreste de la isla La Española es un punto y aparte en República Dominicana. A diferencia de zonas tan famosas como Punta Cana, Samaná estalla en sabor local.
Diapositiva 3 de 8: © Agefotostock.

La mayoría sale en barco para admirarlas, pero conduciendo cerca de la costa o tomando una piña colada junto a la orilla, no será nada raro distinguir a estas moles de hasta cuarenta toneladas saltando sobre las olas.
Diapositiva 7 de 8: © Shutterstock.
El Parque Nacional de los Haitises, adornado por islotes, cuevas, bosques subtropicales y una de las reservas de manglares más importantes del Caribe. Desde el muelle de Samaná salen a través de la bahía las lanchas desde las que explorar este territorio virgen donde admirar el vuelo de los pelícanos, tijeretas y el festín de aves migratorias que lo habitan o explorar las cavernas que los indios taínos decoraron con petroglifos mucho antes de la llegada de Colón. Mejor aún que en una embarcación de motor será fluir por estas aguas en silencio absoluto a bordo de un kayak.
Diapositiva 8 de 8: hotel-Luxury-Bahia-Principe-Samana
CÓMO LLEGAR
Vuelos directos con Iberia y Air Europa entre Madrid y Santo Domingo, a partir de unos 500 € en determinadas fechas. Desde la capital dominicana se puede tomar un vuelo interno a Samaná o llegar por carretera en alrededor de un par de horas.
CÓMO MOVERSE
Para desplazamientos cortos, tan fácil como pedir un taxi o parar un concho, es decir, la experiencia dominicana del moto-taxi. Y para visitar la zona, habrá que optar entre contratar excursiones con las agencias que operan por allí o, con más libertad, alquilar una moto o un coche. Altamente recomendable que sea una todoterreno o, como dicen aquí, una jeepeta, si se quiere explorar a fondo esta región tan virgen por caminos a menudo sin asfaltar.
CUÁNDO IR
La temperatura es deliciosa entre diciembre y abril, con el aliciente añadido de que es en invierno cuando pueden verse por su bahía las ballenas jorobadas. Entre mayo y octubre suben las temperaturas y llueve más, aunque suele tratarse de aguaceros tropicales que descargan unas horas y no impiden disfrutar de la playa el resto del tiempo. La temporada de huracanes se inicia el 1 de junio y concluye el 31 de noviembre.
DÓNDE DORMIR
Si se busca un ‘todo incluido’, Bahía Príncipe (bahia-principe.com) cuenta aquí con algunos tan exclusivos como el Luxury Bahía Príncipe Samaná y el Luxury Bahía Príncipe Cayo Levantado, entre los tres mejores hoteles 'todo incluido' del Caribe y los 20 mejores del mundo, según TripAdvisor.
DÓNDE COMER
Buen pescado y marisco recién sacado del mar para degustar sobre la arena en los chiringuitos de las playas, o las delicias frente al mar del afrancesado La Terrasse (Pueblo de los Pescadores) en Las Terrenas; las pastas frescas del italiano Il Pirata (ilpiratalasgaleras.com), las paellas de El Cabito (elcabito.net), los burritos del café The End of the Road de la avenida Jimi Hendrix de Las Galeras…