Fernando Alonso, descalificado tras ganar las Seis Horas de Silverstone


El País                                                                                                  20 de Agosto 2018

Fernando Alonso Silverstone

Fernando Alonso, durante las 6 Horas de Silverstone.  EUROPA PRESS
Todos aquellos que se llevan las manos a la cabeza cada vez que los comisarios que regulan los grandes premios de Fórmula 1 se pasan horas deliberando acerca de una acción concreta se dieron este domingo un panzón de reír. Cinco horas después de celebrar con champán un nuevo doblete en las Seis Horas de Resistencia de Silverstone, Toyota vio impotente cómo sus dos bólidos quedaban descalificados por una irregularidad técnica relacionada con la parte baja del coche, una plancha de madera o patín que actúa como suelo.
En el garaje de las verificaciones técnicas se quedó todo el gozo de Fernando Alonso, que junto a Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima cruzaron la meta por delante del segundo vehículo de la marca nipona. De esta forma, los ganadores de la tercera prueba del Mundial de Resistencia (WEC) fue el Rebellion conducido por Gustavo Menezes, Thomas Laurent y Mathias Beche, que figurarán como ganadores.
La jornada transcurrió más o menos sobre los raíles de lo esperado hasta poco antes de la medianoche hora española. Fue entonces cuando los comisarios notificaron que los dos Toyota no habían logrado pasar los test que se les practicaron a posteriori. Según la nota emitida, la flexión del patín de ambos coches superó los límites permitidos en la normativa una vez que se le aplicó la presión de 2500 Newton estipulada en los chequeos que se deben llevar a cabo. Los responsables de la escudería argumentaron que esa variación seguramente era consecuencia de alguna salida de pista, aunque eso no terminó de convencer a las autoridades: “Los comisarios consideraron que esa posibilidad podía haber existido, aunque insistieron en que el diseño de los coches debe estar en condiciones de soportar las exigencias de una carrera de resistencia de seis horas”.
Toyota argumentó que sus coches sufrieron daños durante la carrera por impactos con el nuevo bordillo de Silverstone. También que esa parte del coche no se ha cambiado desde 2017 y que desde entonces ha superado test similares.
El peor de los finales para una jornada que había sido redonda para Toyota y para Alonso, dichoso tras acumular un triplete de victorias en Spa, Le Mans y Silverstone. Los dos TS050 se fueron alternando al frente del pelotón hasta una hora antes del final, momento en que todo se precipitó.

Remontada en carrera

En su último relevo, Buemi logró lo que parecía imposible y recuperó los casi 20 segundos de desventaja con los que contaba el otro bólido de la formación japonesa, conducido por Kamui Kobayashi. El corredor nipón sucumbió a la presión del suizo y cometió un par de fallos que le llevaron a salir de pista y, presumiblemente, dejar el coche tocado.
A falta de 48 minutos para la conclusión, Buemi superó en pista a su vecino de taller y completó una tanda de giros antológica que le permitió cruzar la meta sin nadie que le incordiara hasta que lo hicieran los comisarios, horas después, con la inesperada exclusión. Al cierre de esta edición, el equipo todavía no había reaccionado públicamente al golpe recibido, por más que se puede dar por descontado que recurrirá la decisión.