McEnroe va a reinauguración de estadio Louis Armstrong


Listin Diario                                                                                     23 de Agosto 2018

  • McEnroe va a reinauguración de estadio Louis Armstrong
    John McEnroe fue uno de los invitados especiales para la reinauguración del estadio Louis Armstrong.
BRIAN MAHONEY (AP)
Nueva York
John McEnroe levantó los ojos hacia el techo retráctil del estadio Louis Armstrong, en ese momento cerrado: una visión totalmente diferente a la de sus días de jugador. Minutos más tarde, el techo estaba abierto y McEnroe servía, voleaba _y azotaba raquetas_, con lo que pareció hacer que el estadio más nuevo del Abierto de Estados Unidos se sintiera como en los viejos tiempos.
El reconstruido Armstrong fue inaugurado oficialmente el miércoles y estará listo para el último Grand Slam del año, que comenzará el lunes.
El antiguo estadio principal del complejo de Flushing Meadows tendrá capacidad para 14.000 espectadores, con lo que el US Open tendrá dos estadios con techo retráctil. El nuevo techo del estadio Arthur Ashe funciona desde 2016.
“Vendremos acá“, dijo McEnroe a la multitud durante la ceremonia, que incluyó una actuación de jazz dirigida por Wynton Marsalis en homenaje a Armstrong.
McEnroe ganó sus cuatro títulos individuales en el Abierto de Estados Unidos en el viejo estadio Armstrong. Después de que se abriera el techo, McEnroe se unió a su hermano Patrick en un partido de dobles contra sus compatriotas estadounidenses Michael Chang y James Blake. Después de que su hermano fallara un tiro, McEnroe dejó caer su raqueta en la cancha, fingiendo una rabieta.
Con el nuevo Armstrong se completó la etapa final de un proyecto de cinco años por valor de 600 millones de dólares, que también remodeló el Centro Nacional de Tenis Billie Jean King de la USTA.
McEnroe, que creció en las cercanías, no sabía qué iba a ser del Armstrong, que había sido el principal estadio del Abierto de Estados Unidos desde 1978 hasta que el Arthur Ashe abrió sus puertas en 1997. La carrera de McEnroe en el US Open se había acabado para entonces, así que poder volver al Armstrong fue especialmente significativo para él.
“No estábamos seguros de lo que iba a pasar”, dijo. “Al final no solo pusieron un techo increíble sobre el estadio Arthur Ashe, sino que decidieron rediseñar esta instalación aquí, esta cancha y construir esto... y sé que los jugadores van a estar súper emocionados y, como neoyorquino y chico de Queens, no podría estar más orgulloso de este estadio”.