¡Película! Anécdota es la chispa


Listin Diario                                                                                     21 de Agosto 2018


  • ¡Película! Anécdota es la chispa
    Gente. La historia de Natalia Cabral (en la imagen sobre estas líneas) y Oriol Estrada comenzó con una anécdota de juventud que ella le contó a su pareja y él identificó "una posible película debido a que la anécdota era política y socialmente terrible".
  • ¡Película! Anécdota es la chispa
Rubén Peralta Rigaud
(Colaboración especial para Listín Diario)
Miami
Los nombres de la dominicana Natalia Cabral y el español Oriol Estrada tal vez no son conocidos por la mayoría del público dominicano que asiste a las salas de cine. Sus previos trabajos son documentales que desgraciadamente tuvieron poca presencia en las carteleras dominicanas.
En el presente año presentaron su primer trabajo en el mundo de la ficción, “Miriam Miente”, estrenado con éxito en el Festival Karlovy Vary en la Republica Checa.
Natalia, ¿cómo describirías tu infancia con una película?
Quería ser escritora de adolescente, tenía una máquina de escribir y era atea en un colegio católico, así que, para hacerlo divertido yo diría “The Shining”, de Stanley Kubrik.
Natalia, ¿por qué deciden dirigir juntos?
Natalia Cabral: Los dos estudiamos dirección de cine en Cuba.Allí nos conocimos y desde entonces seguimos siendo pareja. También solemos ir juntos al cine, así que creo que esto de codirigir estaba destinado a surgir de manera natural, o al menos era inevitable plantearse la idea en algún momento de esas 24 horas que cada día compartimos juntos.
¿Cómo se ponen de acuerdo al momento de plasmar una idea en pantalla? ¿Quién hace qué?
Depende del proyecto y del momento... Un día podemos estar haciendo DVDs en la cocina, otro día diseñando afiches en la computadora, otro día editando una escena de nuestra película, otro día tratando de conseguir dinero con un inversionista o en una institución de cine y así vamos trabajando, un poco a la merced de los proyectos y sus necesidades... Se resuelve como se puede, pero es cierto que, por ejemplo, a Oriol le gusta más la fotografía que a mí, y a mí me gusta más escribir que a Oriol, o para los números y presupuestos Oriol es mejor y para el tema de comunicación y relaciones públicas, suelo estar más activa. Nuestra productora es como un negocio familiar
¿Qué es “Miriam Miente”?
El punto de vista de Oriol ayudó a una anécdota a convertirse en guion y lograr una perspectiva más amplia. Él tiene una gran sensibilidad y curiosidad por República Dominicana. Escribimos el guion juntos, tal vez una anécdota de mi juventud fue el punto de partida, pero mientras escribíamos y producíamos, la película se convirtió en una codirección de una manera muy natural y muy bella. “Miriam Miente es un proyecto que lleva ocho años intentando hacerse realidad. Se dice rápido: ¡ocho años! Y luego tuvimos sólo tres semanas y media de rodaje para poder realizarla, sin el dinero necesario y con un montón de problemas de producción que resolver mientras dirigíamos a los actores y técnicos.
¿Qué expectativas hay con este proyecto?
Hasta la fecha, “Miriam Miente” es nuestra película más emocional y narrativamente más lineal, así que suponemos que, para un público menos especializado, la película va a llegar con más fuerza e interés que quizá nuestros anteriores trabajos, los cuales tuvieron bastante éxito en festivales, pero sin mucho éxito de público. De todas formas, eso de saber qué piensan y sienten los espectadores es siempre un misterio, y nuestro encuentro con el público es siempre una aventura llena de reflexiones inesperadas.
¿Cómo fue el proceso de casting para los actores de “Miriam Miente”?
En un inicio queríamos que, al igual que las niñas, los adultos fueran actores naturales, pero no tuvimos tiempo de castear a actores naturales adultos así que intentamos con actores profesionales del cine, el teatro y la televisión de República Dominicana. Hicimos el casting con ellos con la premisa de que, aunque fueran actores profesionales, algo de sus personalidades se debían parecer a los personajes de la película. Así fuimos encontrando a la familia de Miriam, a la familia de Jennifer y a los demás personajes. Tenemos en el elenco a un actor brillante e impredecible como Frank Perozo, a una actriz sensible y curiosa como Pachy Méndez, a un actor muy intuitivo y encantador como Vicente Santos, a una actriz deseosa de nuevos retos como Georgina Duluc. Como el método de improvisación resultó ser tan efectivo y emocionante con las niñas actrices, también lo empleamos con los actores profesionales.  
¿Qué es lo próximo para “Miriam Miente”?
Celebramos el estreno mundial de “Miriam Miente” en la competencia oficial del Karlovy Vary International Film Festival, un festival que nos trató muy bien y del cual estamos muy agradecidos de haber participado. La película fue bien recibida por el público y la crítica, ganó un premio del jurado y ahora creemos que le espera un muy interesante y largo recorrido por festivales. Estamos muy contentos.
¿Qué directores puedes decir son tus directas influencias?
Robert Bresson, Yasujiro Ozu.
Natalia, ¿qué películas siempre recomiendas y no te cansas de ver?
“El Espiritu de la Colmena” de Victor Erice, “Primavera Tardía” de Yasujiro Ozu, “El Desencanto” de Jaime Chávarri, “¿Dónde Yace tu Sonrisa Escondida?” de Pedro Costa, “Tokio Ga” de Win Wenders.
SOBRE LOS PROTAGONISTAS
DEBUT. Natalia Cabral y Oriol Estrada se dieron a conocer con “Tú y yo” (2014) y “El Sitio de los Sitios” (2016). Sin temor alguno, son de los mejores trabajos dentro de la industria dominicana y sin dudas, de lo mejor presentado en los años correspondiente.
LA PAREJA. Ambos, se conocieron mientras estudiaban cine en Cuba en la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños (EICTV) y luego de su graduación, fundan Faula Films donde dan origen a los trabajos mencionados.
LA PELÍCULA. “Miriam miente”, su historia: Miriam (Dulce Rodríguez) entra en contacto por internet con Jean-Louis, un joven con el que empieza un idilio virtual asumiendo que es francés y lo invita a su cumpleaños, mientras su madre se entusiasma por conocerlo imaginando que es hijo de un diplomático. Poco antes de la fiesta, los novios virtuales acuerdan conocerse cara a cara, pero cuando Miriam lo ve llegar de lejos se percata de que es negro y no va a su encuentro, lo que genera situaciones difíciles para la adolescente, que comienza a mentir. La película presenta una visión diferente acerca del racismo y los prejuicios que abundan en la sociedad dominicana.
FONDOS. La película fue financiada en parte por capital dominicano, gracias a la Ley de Cine, y por el programa Ibermedia, que surgió por un acuerdo del gobierno español y países latinoamericanos.