Creen innecesaria otra pelea Mayweather vs Pacquiao


El Caribe                                                                         03 de Octubre 2018


ARCHIVO - Foto del 2 de mayo de 2015 de los boxeadores Manny Pacquiao, izquierda, y Floyd Mayweather Jr. después de su pelea en Las Vegas. (AP Foto/Isaac Brekken, Archivo).
ARCHIVO - Foto del 2 de mayo de 2015 de los boxeadores Manny Pacquiao, izquierda, y Floyd Mayweather Jr. después de su pelea en Las Vegas. (AP Foto/Isaac Brekken, Archivo)
El dos de mayo de 2015, en el emblemático hotel MGM GRAND, fue celebrada la pelea más cara de la historia del boxeo profesional. Fue la que protagonizaron  el estadounidense Floyd Mayweather Jr y Mannhy Pacquiao, de Filipinas.
Fui testigo ocular de ese combate el cual dejó, en bruto, más de 600 millones de dólares. Mayweather llevó a sus ricas arcas unos 250 millones y Pacquiao ganó más de cien millones. ¡Demasiado dinero por una pelea!
El estadounidense, todavía invicto (50-0 con 27 triunfos por nocaut), fue el claro ganador. Su victoria se produjo por decisión unánime. Pero la pelea no dejó a mucha gente satisfecha. Muchos quedaron decepcionados.
Sin embargo, creo que pasó lo que la mayoría de los analistas vaticinó: Un triunfo   para el parlanchín peleador negro que impuso su elegante estilo, con una depurada técnica que confundió al aguerrido boxeador filipino.
En realidad   no fue una aburrida pelea, como consideraron algunos periodistas y hasta fans de ambos púgiles. Fue que Mayweater realizó un eficiente trabajo que ocasionó su victoria.
Meses después de la millonaria pelea, (el 12 de septiembre de 2015), Mayweather, con el propósito de igualar la marca impuesta por Rocky Marciano (49-0), decidió enfrentar a su paisano Andre Berto de origen haitiano a quien dominó sin mayores problemas en 12 rounds y así revalidó el cetro welter para llegar al anhelado 49-0.
Mayweather, tras vencer a Berto, anunció su retiro porque “ya había cumplido su deseo que era igualar en victorias a Marciano”.
Pero faltó a su palabra. Volvió al cuadrilátero para enfrentar a Conor McGregor, el atleta de artes marciales mixtas. Entonces llegó a su 50-0.
Un combate sin atractivo
Un segundo combate con Pacquiao, a más de tres años y medio de su millonaria batalla, no es necesaria. ¡Y no tiene atractivo!
No creo que sea atractiva para la exigente fanaticada del boxeo. Aunque Mayweather es un hombre que sabe promocionarse. Y conoce bien cómo hacer que sus combates sean vendidos.
Sin embargo, con todo y la “magia” de Mayweather, quien ya ronda los 41 años (contra 39 de Pacquiao), un segundo combate ¡no tiene razón de ser!
La mayoría de los expertos así lo considera. Y en caso de que se monte una segunda pelea Pacquiao-Mayweather, no tendrá las entradas millonarias registradas en el histórico pleito  del dos de mayo de 2015.