Fiebre reumática y complicaciones cardíacas


Listin Diario                                                                              05 de Octubre 2018

  • Fiebre reumática y complicaciones cardíacas
La fiebre reumática (FR) es una enfermedad inflamatoria sistémica caracterizada por la existencia de lesiones que afectan corazón, articulaciones, sistema nervioso central, piel y tejido celular subcutáneo, como secuela de una infección faríngea por estreptococo betahemolítico del grupo A (EBHGA). Es más frecuente en niños de cinco a 15 años, aún así los adultos y niños menores pueden contraerla.
La cardiopatía reumática (CR) es una consecuencia de la faringitis estreptocócica no tratada, y sus principales antecedentes son los factores que influyen en la transmisión de esta infección, incluído el acceso a la atención médica de alta calidad y determinantes sociales de la salud. Ha disminuido en todo el mundo, pero persiste una alta prevalencia  en regiones más pobres. Por lo general, ocurre a los 10 o 20 años después de la enfermedad original. La casi eliminación de la fiebre reumática aguda y la reducción de tasas de CR en países desarrollados durante finales del siglo XX, se atribuyó en parte a mejoría de condiciones socioeconómicas y uso generalizado de penicilina G benzatínica para tratar la faringitis estreptocócica.
Aproximadamente entre 40 y 60% de los episodios de FR conducen a CR dependiendo de la gravedad de la carditis, reinfección de FR y disponibilidad de profilaxis secundaria y su cumplimiento. En los casos típicos la carditis se manifiesta como valvulitis o insuficiencia cardíaca, que clásicamente se detecta por la presencia de insuficiencia mitral (IM) o, con menos frecuencia, insuficiencia aórtica (IA), siendo la estenosis mitral la lesión valvular clínicamente importante más frecuente en los adultos. Los signos y síntomas son fiebre, dolores articulares (rodillas, tobillos, codos y muñecas), con migración y rash, bultos (nódulos) pequeños e indoloros debajo de la piel, dolor de pecho, soplo cardíaco, fatiga, movimientos corporales espasmódicos e incontrolables y cambios de comportamiento.
El diagnóstico se realiza con exploración física y estudios complementarios.
El aspecto indispensable del manejo y prevención es tratamiento antimicrobiano agudo para eliminar la infeccion y administración continuada posterior de antibióticos para prevención secundaria, acompañado de reposo. En valvulopatías se puede recomendar una intervención quirúrgica para reparar o sustituir la válvula dañada.
Míriam C. de la Rosa Núñez.
Cardióloga-internista
Asociación Instituto Dominicano de Cardiología