Genealogía resuelve casos viejos


The New York Times                                                                        10 de Noviembre 2018


LAKE WORTH, Florida — En la noche de Halloween de 1996, un hombre con una máscara tocó la puerta de una casa en Martinez, California, esposó a la mujer que le abrió y la violó. Dos semanas después, llamó al consultorio dental donde ella trabajaba. Los investigadores intentaron rastrearlo mediante registros telefónicos, pero no llegaron a ningún lado. Obtuvieron rastros de su semen, pero no había correspondencias con su ADN en ninguna base de datos criminal. Enseptiembre, dos décadas después del delito, la Procuraduría del Distrito de Sacramento probó algo nuevo para resolver finalmente el caso de este violador en serie, que había atacado al menos a 10 mujeres en sus casas. Los investigadores convirtieron el ADN del agresor en el tipo de perfil, en el que están basados los websites de historiales familiares, como 23andMe, y lo subieron a GEDmatch.com, un sitio gratuito abierto a todos, adorado por los genealogistas, que buscan encontrar familiares biológicos o crear sus árboles genealógicos. En cinco minutos, al revisar los resultados, los investigadores habían encontrado un pariente cercano entre el millón de perfiles en la base de datos. A las dos horas, tenían a un sospechoso, que al poco tiempo fue arrestado: Roy Charles Waller, especialista en seguridad de la Universidad de California, en Berkeley. El arresto marcó la decimoquinta vez que GEDmatch había proporcionado pistas que condujeron a un sospechoso, en un caso de asesinato o agresión sexual, empezando con el arresto en abril de un ex policía, Joseph James DeAngelo, por violaciones y asesinatos cometidos en California en los 70 y 80, perpetrados por el popular asesino, conocido como el Golden State Killer. Y nadie ha estado más sorprendido que los dos creadores de GEDmatch —Curtis Rogers, de 80 años, un empresario retirado de Florida, y John Olson, de 67, ingeniero de transporte de Texas. Su pequeña organización, que empezó como un proyecto secundario, ha cambiado radicalmente la manera en que los investigadores intentan resolver casos antiguos. “Ha sido un shock para todos nosotros la forma en que estos temas se desarrollaron”, dijo Rogers, que se sintió atraído por la investigación, cuando decidió indagar si él estaba emparentado con un hombre que llegó a Estados Unidos, como uno de los peregrinos en el Mayflower en 1620. Desde el arresto de DeAngelo, los organismos de seguridad de EU han recurrido al sitio para resolver casos, que han estado abiertos durante décadas. Ahora cada vez más también es utilizado para casos recientes. En un principio, Rogers estaba indignado por la manera en que las investigaciones policiales empleaban su website, pero ahora siente orgullo. “Creo que será admitido en el transcurso de un año”, añadió. Algunos genealogistas consideran esa noción como un problema, en vista de los numerosos temas éticos y de privacidad que han emergido, altiempo que los investigadores han llegado a depender de un sitio de historias familiares de propiedad privada para resolver delitos. Descifrando el ADN Rogers trabaja desde las oficinas de GEDmatch, una pequeña casa en Lake Worth, Florida, y Olson, su socio, lo hace desde la suya en Texas. Tres científicos informáticos retirados, en ocasiones, ayudan a distancia. La base de datos de GEDmatch ahora puede ser utilizada para identificar, al menos el 60 por ciento, de todos los estadounidenses de antepasados europeos, a través de sus primos, según el análisis de los investigadores de información genética. Pero GEDmatch no tiene laboratorio. El sitio sirve como un lugar donde la gente, cuyo ADN ha sido analizado en otra parte, puede encontrar más familiares y ahondar en sus antepasados. Algunos usuarios están interesados en encontrar primos con los que no han tenido contacto en mucho tiempo; otros son jubilados que indagan viejos misterios familiares, o hijos adoptivos que rastrean a sus padres biológicos. Es probable que más de 10.000 personas hayan utilizado el sitio en los últimos ocho años. Lo que ofrece a científicos e investigadores criminales es una tremenda flexibilidad. Ahora hay más de 17 millones de perfiles de ADN en bases de datos genealógicos, pero la mayoría de los sitios más grandes restringen lo que se puede subir, prohibiendo no solo evidencia de la escena del crimen, sino cualquier asunto procesado por un laboratorio externo. GEDmatch aceptará todo gratuitamente —sangre procesada por un laboratorio desconocido, saliva procesada por 23andMe— siempre y cuando esté en el formato correcto. El sitio también es útil para personas que están creando una extensa historia familiar. La persona promedio puede encontrar cualquier número de primos en sitios de genealogía existentes. Pero la clave, para un detective genético, es indagar con precisión cómo esos primos están emparentados con una persona de interés, y entre sí. Las herramientas que Olson creó le permiten a los usuarios ver los segmentos genéticos precisos donde los primos se superponen. A partirdel millón de perfiles del sitio, undetective genético hábil puede descubrir,con frecuencia, la identidad de un individuo con una sola correspondencia de unprimo tercero. Un dilema ético El 25 de abril, la Procuraduría de Distrito del condado de Sacramento, anunció que se había producido unavance en el caso del Golden State Killer. Rogers se enteró de la noticia mientras veía la televisión en la cama. “Nunca había oído hablar ni siquiera del Golden State Killer”, comentó. Pero cuando uno de los conductores del noticiero mencionó “una nueva forma de tecnología del ADN”, le preguntó a su esposa: “¿crees que estuveinvolucrado?”. Parecía posible;unos seis meses previos, dos compañías involucradasen investigaciones criminales habían pedido su aprobación para utilizar el sitio. Los organismos de seguridad de EU tienen su propia base de datos para investigaciones criminales: Codis, que contiene más de 16 millones de perfiles de ADN. Pero los perfiles forenses contienen solo una fracción diminuta de los cientos de miles de marcadores genéticos, de los que dependen los sitios de genealogía. Si los investigadores son incapaces de encontrar allí una correspondencia exacta, es mejor unsitio como GEDmatch para rastrear sospechosos a través de sus parientes. Su acuerdo de privacidad siempre ha sido impreciso, señalando básicamente que sus propietarios no tenían control sobre como serían utilizados los datos genéticos o del árbol genealógico de cualquier individuo. Pero sancionar explícitamente una presencia policial se sentió diferente. “Probablemente no hay manera en que yo pudiera detenerte”, declaró Rogers a Parabon, una consultoría forense, y a DNA Doe Project, organización enfocada en identificar cuerpos. “Pero no podemos darte permiso. Tengo que proteger el sitio”. Por qué cambió de opinión Rogers se puso furioso cuando confirmó que un tercer grupo de investigadores, sin notificarle primero, había involucrado a GEDmatch en el caso del Golden State Killer. Parecía inevitable que la noticia ahuyentaría a miles de personas del sitio. Así entregó una serie de correos electrónicos de esa primera semana. Arriba, una nota llena de improperios lo acusaba de violar la privacidad de los usuarios. Pero debajo, habían correos de felicitaciones. Rogers y Olson no esperaban tal efusión en apoyo. Ni anticiparon 5.000 nuevas adiciones al sitio, poco después del arresto de DeAngelo —un récord diario, indicó Olson. Dos semanas después, Parabon anunció que uniría fuerzas con CeCe Moore, un genealogista genético, para utilizar GEDmatch y resolver delitos. “Esto simplemente no sería posible sin la valentía de John y Curtis de permitir que las investigaciones policiales utilicen esta base de datos”, señaló Moore, que ha ayudado a identificar a más de 12 sospechosos en casos de asesinato y agresión sexual, utilizando el sitio en los últimos cinco meses. A medida que los elogios fluían, ambos comenzaron a relajarse. Para mayo, habían modificado el acuerdo de privacidad para mencionar explícitamente que los perfiles de los usuarios, se podían utilizar en una investigación de homicidio o agresión sexual. En septiembre, cualquier duda persistente había desaparecido. “No me preocupa en lo absoluto que se viole la privacidad de una persona, porque hay muchas, cuyo ADN ayudó a lograr una captura”, afirmó Rogers. Pero muchos no están de acuerdo. Cuando el ADN de una persona puede llevar a los investigadores a cientos de familiares de un sospechoso, el modelo estándar de consentimiento individual no se sostiene, dijo RoriRohlfs, profesora de la Universidad Estatal de San Francisco. Le parece irónico que la policía de California deba obtener la aprobación de un juez para examinar bases de datos criminales, en busca del hermano de un sospechoso, pero puede subir el ADN a GEDmatch para identificar a los primos, sin ninguna restricción. La emoción en torno a los casos que aún no se han llevado a juicio, también corre el riesgo de reforzar la idea de que una correspondencia de ADN es una prueba de culpabilidad, advierten algunos investigadores.