G20 firma sin EE.UU compromiso por el clima

Listin Diario                                                                                           03 de Diciembre 2018

Los presidentes de los países del G20, incluido el estadounidense Donald Trump, se pusieron de acuerdo en la necesidad de revitalizar el sistema de comercio internacional y, con el disenso del norteamericano, rompieron una lanza a favor del Acuerdo de París contra el cambio climático. Tras dos jornadas de deliberaciones, los jefes de Estado y de Gobierno de los miembros del grupo, así como de países invitados y altos representantes de organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional y Naciones Unidas, consiguieron culminar la cumbre anual del grupo con más consensos que disensos. “EEUU acepta un texto sobre el multilateralismo que es claro, que respeta reglas internacionales”, dijo el francés Emmanuel Macron al acabar la reunión, que el argentino Mauricio Macri, anfitrión de la cita, ha reconocido que “superó las expectativas de muchos” a pesar de celebrarse en un momento del mundo “donde hay muchas tensiones”, en particular entre EE.UU y China. No obstante, antes y durante la plenaria, la más importante del año para un foro que integra a las 20 mayores economías desarrolladas y en desarrollo, ya se preveían dificultades para lograr acuerdos en asuntos como el sistema de comercio multilateral y el cambio climático. En el documento final, de seis páginas y 31 puntos y en la mayoría de los casos sin ahondar en el fondo de los problemas, el G20 reconoce, entre otros asuntos, que la Organización Mundial de Comercio (OMC) no cumple con sus objetivos y apostó por su reforma, como ya venían reivindicando varios países, algo que la Casa Blanca describió como un “éxito rotundo” de su postura. El devenir de la cumbre estaba directamente relacionado con el resultado de la multitud de reuniones bilaterales que mantuvieron los presidentes, y en especial la vista estaba puesta desde hace días en la reunión de Trump con el presidente chino Xi Jinping, para abordar la guerra comercial en la que están inmersos sus países, clave para aliviar tensiones. “Nuestra relación es muy especial y creo que esa es una razón por la que acabaremos consiguiendo algo que será bueno para China y bueno para EE.UU.”, dijo el magnate a la prensa al comienzo de la cena que compartieron los mandatarios y sus delegaciones, de la que no trascendieron los resultados.