5 errores que cometemos al hacer dieta (y que nos impiden adelgazar)


MSN                                                                                                          11 de Febrero 2019

A veces, más motivados por las ansias de perder peso que por la lógica cuando empezamos una dieta nos proponemos quitarnos los kilos en tiempo récord. Lo de "desde mañana no ceno" o "mi amiga me ha pasado un régimen milagroso" nos suena a todas y aquí van dos ERRORES, en mayúsculas, que además de no ayudarnos a adelgazar podrán poner nuestra salud en riesgo. Consultamos a la experta Elisa Escorihuela para evitar caer en mitos y lograr que nuestra dieta dé resultados.

1. No personalizar la dieta

Desde la Organización Mundial de la Salud aconsejan consultar con un profesional antes de iniciar cualquier tipo de régimen para llevar a cabo un plan a medida y evitar riesgos de salud. "La dieta tiene que adaptarse a ti (a tu estilo de vida, a tus necesidades, a tu edad, a tu morfología...) y no tú a ella", destaca Escorihuela que alerta del peligro de hacer una dieta sin el asesoramiento de un experto. Esto también debemos aplicarlo al deporte, añade la nutricionista, fundamental para un buen resultado cuando queremos perder peso. "No todos podemos correr una maratón, lo ideal es, en función de las capacidades de cada uno, introducir el ejercicio en nuestra vida diaria, por ejemplo, cambiando el coche por una paseo en nuestro camino diario al trabajo".

2. Fijar un objetivo irreal

"Es fundamental establecer una meta real", destaca la experta, y advierte que el típico objetivo de "quiero perder X kilos en un mes" puede generar mucha frustración, además de ser peligroso. Otro error que solemos cometer "es obsesionarnos con ver una cifra determinada en la báscula, desconociendo que nada tiene que ver perder masa grasa(pesa muchísimo menos pero ocupa mucho volumen en nuestro cuerpo) que masa muscular". De ahí, que sea muy importante tomar medidas corporales antes de iniciar la dieta para comprobar realmente los resultados.

3. Eliminar grupos de alimentos

"Esas dietas que, por ejemplo, eliminan los hidratos de carbono por completo o se centran en el consumo absoluto de proteínas tienen un efecto a muy corto plazo y no ayudan a llevar una alimentación saludable", destaca la nutricionista. Añadiendo que "uno de los motivos por los que las dietas suelen fracasar es por hacer régimen en sentido muy estricto en lugar de incorporar a tu forma de comer una serie de hábitos saludables". Es aquí donde entra en juego el temido efecto rebote (recuperar con creces los kilos que has perdido una vez terminada la dieta) y la frustración.

4. Excusarse en el "no tengo tiempo"

A veces, el día a día se convierte en un verdadero juego de malabares y caer en malos hábitos (ya sea no desayunar o recurrir a la comida rápida) tiende a ser lo fácil, y también lo menos sano. Aquí la pregunta del millón: ¿Cómo comer bien sin apenas tiempo para cocinar?, o (más difícil todavía) cuando te ves obligado a comer en el trabajo... "Aunque la falta de tiempo nos obligue a hacer un esfuerzo extra a la hora de hacer dieta, debemos desterrar las excusas y buscar alternativas", aconseja Escorihuela. "Nos metemos siempre con los precocinados sin saber que hoy en día existen precocinados súper saludables. En el supermercado tenemos hasta bolsitas con la fruta cortada y hay muchísimas recetas bajas en calorías que podemos hacer en poquísimo tiempo y llevarlas al trabajo", añade. Otro consejo para ahorrar tiempo sin que la alimentación se resienta es "hacer una compra semanal acorde al menú que vamos a seguir".

5. Pensar que hacer dieta implica pasarlo mal


Para que el resultado sea un éxito, según Esorihuela, "hay que estar súper motivado y no pensar que estar a dieta es sinónimo de sufrir, ni mucho menos de pasar hambre". Además de "no caer en el error de saltarnos ninguna comida es importante acudir a un profesional que nos realice un plan a medida en el que se incluyan aquellos alimentos que, adaptados al régimen, nos gusten". Para no sentir sensación de hambre la nutricionista aconseja hacer varias comidas ("no necesariamente cinco, eso variará en función de la persona") y así evitar las pequeñas hipoglucemias (falta de azúcar en sangre) que podrían producirse al estar muchas horas sin comer.