Haití, ingobernable


Listin Diario                                                                                     11 de Febrero 2019

Haití ha entrado en barrena en un estado de ingobernabilidad y a los países de América Latina no parece importarles mucho ese funesto derrotero.
El gobierno dominicano, cuyas tropas en la frontera se han mostrado vulnerables a la inmigración ilegal y a los contrabandos, debe asumir con la máxima premura un plan que proteja mejor las regiones situadas en la línea divisoria.
El repudiado régimen de Jovenel Moïse, que no ha podido satisfacer las promesas de acciones enérgicas contra la corrupción en los manejos turbios de los fondos de Petrocaribe, tampoco ha controlado las continuas protestas callejeras que tienen al gobierno prácticamente cercado.
Haití vive en un estado permanente de inseguridad y violencia por esta causa.
Diplomáticos latinoamericanos tienen miedo de salir a las calles. Hasta los mismos obispos católicos, que tenían previsto realizar una conferencia anual con sus pares dominicanos, debieron suspender el encuentro que comenzaría hoy en Puerto Príncipe, por las mismas razones.
Mientras el resto de los países de América Latina, la Organización de Estados Americanos y las Naciones Unidas fi jan su atención en los problemas de Venezuela o Nicaragua, y parecen indiferentes o sin voluntad frente a un Haití estremecido por la peor situación de violencia e ingobernabilidad en muchos años.
Si las fuerzas de oposición, que han tomado las calles desde hace meses, logran derribar a Moïse o desencadenar una guerra civil, ¿qué capacidad asume tener la República Dominicana para enfrentar una avalancha de haitianos ilegales si a menudo nuestros guardias fronterizos temen hacerle frente a los que cruzan o intentan cruzar sin permiso la frontera?